El aeropuerto de Málaga adapta sus rutas para la apertura de la segunda pista

Aena habilita nuevas aerovías más directas para que los aviones ahorren combustible y consolida los «aterrizajes verdes»

El aeropuerto de Málaga se adapta a las mejoras que se producirán en los próximos meses en sus instalaciones y a las necesidades de ahorrar combustible en el transporte aéreo. Desde ayer, los procedimientos de aterrizaje y despegue se han adaptado a la situación en la que operará la torre de control una vez que la segunda pista entre en funcionamiento, previsiblemente a principios del próximo año.


Además, se han habilitado dos nuevas aerovías que mejorarán la conexión de salida y llegada para los tráficos tanto en la capital costasoleña como en los centros de Sevilla y Jerez, con el objetivo de rebajar el gasto, según los datos aportados ayer por Aena. Estas iniciativas se unen a la puesta en marcha, de forma pionera desde el 18 de noviembre pasado, de los llamados «aterrizajes verdes», que permiten una importante rebaja del consumo de queroseno y que se vienen aplicando desde entonces en horario nocturno.