España: El mercado de equipos para energía solar creció un 67% en 2010 hasta los 1.270 Millones de Euros

El valor del mercado español de equipos para energía solar aumentó un 67% en 2010, situándose en 1.270 millones de euros. El crecimiento de las ventas, que se produce tras el fuerte descenso registrado en 2009, se sustentó en el segmento de energía solar fotovoltaica, que duplicó la cifra obtenida en el pasado ejercicio, hasta alcanzar los 1.100 millones de euros. Estas son algunas conclusiones del Informe Especial publicado recientemente por la consultora DBK.


El estudio revela que la disparidad en los datos relativos al mercado español de energía solar fotovoltaica se debe al “cambio en la normativa que regula el sector”. Así, el valor del mercado de equipos para energía solar fotovoltaica “pasó de registrar un aumento superior al 450% en 2008 a descender más de un 95% en 2009, recuperando en 2010 la senda de crecimiento, con una variación del 100%, hasta situarse en 1.100 millones de euros”.


La energía solar térmica, por su parte, se vio afectada por el descenso del número de viviendas terminadas en el bienio 2009-2010. De hecho, este último año las ventas de equipos retrocedieron un 19%, hasta los 170 millones de euros.


El descenso de la demanda de equipos para energía solar fotovoltaica en suelo español ha propiciado que las empresas fabricantes se hayan lanzado a conquistar mercados internacionales, como evidencia el hecho de que “las exportaciones de células y módulos de energía solar se multiplicaron por cuatro entre 2008 y 2010, hasta superar la cifra de 1.200 millones de euros”.


En cuanto al destino de los equipos, los países de la Unión Europea constituyen el principal mercado exterior para los operadores españoles, con especial incidencia de Italia, Alemania y Francia, mientras que fuera del ámbito comunitario destacan Taiwán, China y Estados Unidos.


España cuenta en la actualidad con una treintena de fabricantes de módulos fotovoltaicos, mientras que el número de fabricantes de equipos para energía solar térmica se sitúa en torno a la quincena. Junto a estas empresas opera un amplio grupo de filiales o sucursales de empresas extranjeras dedicadas principalmente a la comercialización de productos importados.


A pesar de que, como se ha mencionado anteriormente, muchos fabricantes españoles han tenido que acudir a mercados internacionales para compensar la caída de la demanda interna, últimamente han desembarcado en España nuevas empresas fabricantes, resultado, “bien de la diversificación de grupos nacionales, bien de la implantación en España de filiales de grupos extranjeros”.


El sector presenta un notable grado de concentración de la oferta, de manera que en 2010 los cinco primeros operadores en el segmento de energía solar fotovoltaica concentraron de forma conjunta el 49% del valor del mercado, mientras que en el de energía solar térmica este porcentaje se situó en el 44%.


Fuente: Lasenergias.com