Iberdrola ahorra ocho millones anuales con un nuevo sistema de predicción eólica

La filial de renovables de Iberdrola está terminando de implantar en todos sus parques eólicos el Meteoflow, un sistema de predicción meteorológica que permite a la empresa prever y gestionar la producción de sus parques eólicos con un alcance temporal de entre una hora y 15 días y que se ha convertido en una de las piezas claves para la compañía.

Desde la eléctrica confirmaron que están terminando de poner el marcha la herramienta en los países donde todavía no estaba plenamente instalada, como son los casos de Grecia e Italia. Una vez terminado el proceso, el sistema estará en marcha en los cerca de 400 parques eólicos que Iberdrola Renovables tiene en una docena de países, con una potencia instalada de 12.000 megavatios. De esta manera, el grupo unifica y estandariza los sistemas de predicción para toda su generación eólica.

En la compañía no quieren dar cifras de la ventaja económica que supone Meteoflow. Técnicos del sector, sin embargo, estiman que este sistema podría permitir a la empresa lograr unos ahorros de, al menos, 7-8 millones de euros anuales.

Fuentes de la eléctrica sí destacan que, en los países donde el proyecto está maduro, como España o Hungría, la nueva herramienta permite un grado de fiabilidad de entre el 85% y el 90%. Este punto es clave para la compañía, ya que mejorar las predicciones de producción y poder programar la capacidad de generación de cada parque supone, en último término, una mejora en el precio final de la energía producida.

El sistema también permite a la empresa hacer una mejor planificación del mantenimiento de las instalaciones eólicas, que se pueden programar hasta con 15 días de antelación. De esta manera, se pueden llevar a cabo las tareas necesarias en los días en los que los parques tienen menos viento y, por tanto, producen menos.

Otra ventaja del sistema de predicción de Iberdrola Renovables es que consigue optimizar el análisis del rendimiento de los aerogeneradores, lo que sirve para mejorar el rendimiento final de los parques.