Las aves ya pueden evitar chocarse contra los molinos

La empresa Liquen fabrica sistemas de disuasión para reducir la mortalidad de las aves por el desarrollo de la energía eólica.

La altura en plena naturaleza ya no es sólo espacio para las aves. Desde hace ya algunos años, estas tienen que compartir espacio aéreo con las aspas de los molinos de viento.

El auge de la energía eólica en España y sus previsiones de crecimiento para el año 2020 (35.000 MW según el último borrador del Plan de Energías Renovables) irán llenando el mapa nacional de aerogeneradores en las mejores zonas de viento, que suelen coincidir con crestas de montañas y espacios de paso y hábitat de aves.

Mientras la industria, la Administración y las organizaciones ecologistas se ponen de acuerdo sobre cuáles son los espacios más idóneos para la instalación de los molinos, la empresa española Liquen ha creado un sistema de detección y disuasión de aves único en el mundo, que incluso prevé la parada de los molinos ante riesgo de colisión.

Este sistema, de tecnología propia, es especialmente útil en espacios protegidos donde está permitida la realización de actividad industrial, como es la red Natura 2000. A medida que un ave se acerca al aerogenerador, un sistema de altavoces emite una frecuencia grave, para avisar de la presencia de las aspas. De acercarse aún más hacia el aerogenerador, este altavoz emite un sonido más agudo y molesto, que pretende disuadir al ave en cuestión y alterar su recorrido para no chocarse contra las palas, que pueden incluso pararse gracias a un sistema de detección en tiempo real.

La compañía ha desarrollado incluso un dispositivo dirigido a aquellos lugares de paso de aves migratorias, idóneos para la instalación de molinos por su excepcional viento.

Por el momento, Liquen ha vendido su invento a Acciona en uno de sus parques eólicos en Navarra (la compañía no especifica cuál por confidencialidad) y también ha desembarcado en la región de Toscana (Italia).

Desde la compañía insisten en que “este sistema es útil siempre que antes se haya hecho un estudio adecuado de impacto ambiental y que los aerogeneradores se hayan ubicado correctamente”, explican desde la empresa. De tener acogida en la industria, su sistema es revolucionario porque introduce uncambio de cultura, orientado hacia la armonía entre el desarrollo de actividades industriales y el respeto al medio ambiente.