La prima de riesgo ahonda el agujero de la deuda eléctrica

alarma-prima-riesgo-deficit-tarifa

El aumento de las tensiones en la prima de riesgo española puede disparar también el agujero eléctrico. El FADE (Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico) canceló ayer una emisión de deuda por la falta de demanda del mercado, en un momento en el que tiene que emitir bonos con altos intereses, no ya para pagar lo que se adeuda a las compañías eléctricas, sino para refinanciar las colocaciones anteriores.

El Gobierno creó este fondo hace dos años para convertir el déficit de tarifa en deuda que se ha ido vendiendo entre inversores. De este modo, las compañías eléctricas podrían cobrar lo que le adeudaba el sistema eléctrico en su conjunto porque, durante años, lo que ingresaban (y siguen ingresando) a través de la tarifa de la luz no era suficiente (ni sigue siendo) para cubrir el coste real de la energía.

Para las compañías, lo lógico sería haber ido subiendo la tarifa eléctrica a lo largo de los años, pero las subidas aprobadas por los sucesivos Gobiernos no ha sido suficiente para atajar el problema y la solución se ha ido dilatando con el paso del tiempo. En este sentido, el Ejecutivo actual trata de sacar adelante una reforma energética para poner fin al déficit tarifario, aunque en el sector dudan de que pueda tener éxito.

Del total de 24.000 millones de euros de déficit tarifario ya están titulizados 17.000 millones (14.000 millones por parte del FADE y otros 3.000 millones por las eléctricas). De este modo, aún hay 7.000 millones en el balance de las cinco grandes compañías del sector.

Hasta hace unos meses lo recaudado en las emisiones de este fondo de titulización, que cuentan con el aval del Estado, iba a parar al bolsillo de las eléctricas y los intereses se pagaban con el recibo de la luz que pagaban los consumidores. Sin embargo, las tensiones en los mercados de deuda soberana paralizaron las colocaciones.

En los últimos días, según apunta hoy el diario Expansión, el FADE ha retomado las emisiones, la primera de 122 millones de euros y otras dos después de 76 y 75 millones. El problema es que dos de estas colocaciones son nuevos bonos que se han emitido para refinanciar otros que se vendieron el año pasado y que vencen en 2013. La refinanciación se hace a precios mucho más caros y a muchísimo más plazo, con lo que los usuarios, a través del recibo de la luz, tendrán que estar pagando más, durante más tiempo.

En un hecho relevante a la CNMV, el propio FADE explica que la finalidad de la emisión de 122 millones es “refinanciar las emisiones de bonos emitidas con anterioridad”. El 20 de noviembre, el fondo tiene previsto realizar otra emisión de 110 millones, al 5,6%.

fuente: