El ministro Soria pide pedagogía sobre las primas y ahí va: los incentivos a la eólica no han generado el déficit de tarifa

ministro-jose-manuel-soria-energia-eolica-primas-energias-renovables

El ministro José Manuel Soria volvió a señalar ayer a las primas del Régimen Especial como responsables, “aunque no las únicas”, del déficit de tarifa, e instó a “hacer pedagogía entre los consumidores” para qué se conozca qué hay detrás de los costes de las renovables. Desde SomosEólicos, asumimos el reto: las primas a la eólica NO han generado el déficit de tarifa.

Las primas a la eólica, dentro de las previsiones. En los once primeros meses de 2012, las primas a la eólica han sumado de 1.799 millones de euros, según los datos de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). Las previsiones del regulador para la eólica el año completo son de 1.937 millones, lo que implica que a finales de noviembre se situaban en línea con los objetivos. Todo apunta a que, un año más, la eólica NO contribuirá al aumento del déficit de tarifa que crece cuando existe un desvío en las previsiones del regulador.

Los incentivos a la eólica no han generado el déficit de tarifa. La energía eólica percibió 1.756 millones de euros en 2011 en concepto de primas y complementos, según los datos de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). Esto representa un 12,46% menos respecto a la cantidad percibida en 2010. Y supone que la contribución de la eólica al aumento del déficit de tarifa fue cero en 2011. Las primas a la eólica representaron el 31,2% del total percibido por las renovables en el año y su producción, el 62% del total generado.

El déficit de tarifa engorda cuando se desvían las previsiones. No está de más recordar que lo que engorda el déficit no son las primas, que son un coste más del sistema, sino las desviaciones de las previsiones que cada año hace el regulador. Estos incentivos sólo son imputables al aumento del déficit de tarifa –que es la diferencia entre lo que les cuesta a las empresas producir electricidad y llevarla hasta el consumidor  y lo que ingresan por ello- cuando se produce un desvío entre lo que prevé el Gobierno que cuesten y su coste real.

Si el Ejecutivo se equivoca en sus previsiones, como fue el caso en 2012 o en años anteriores, el error no puede achacarse a las empresas que operan las instalaciones.

Las primas a la eólica están sobradamente justificadas. Las primas no son subvenciones porque, entre otras cosas, no las paga el Estado. Son unos incentivos nacidos en España en los años noventa con el objetivo de fomentar el desarrollo de las energías autóctonas y limpias (renovables), en vez de penalizar a las más contaminantes. Para ello se estableció el Régimen Especial del sector eléctrico, donde estaban integradas todas las tecnologías (eólica, solar, geotermia, minihidráulica y biomasa, además de la cogeneración) que se querían incentivar.  Por lo tanto, es obvio que cuanta más electricidad se produzca con energías renovables –un objetivo común a todos los países industrializados y muchos emergentes-, mayor será la cantidad a abonar en forma de primas.

En el caso de la eólica, esas primas se han quedado en España en forma de riqueza y empleo, ya que alrededor de los parques eólicos se ha creado una industria que genera valor en toda la cadena de suministro y que es considerada modélica en todo el mundo. Gracias a un adecuado sistema de incentivos, la eólica aporta hoy más del 18% de la electricidad de España (en noviembre y diciembre fue la primera tecnología del sistema elétrico), exporta por más de 2.000 millones y evita importaciones de combustibles fósiles por más de 2.000 millones.

Primas pasadas, presentes y futuras. La necesidad de atajar por ley el déficit de tarifa ha acelerado el debate sobre las primas y son muchos los que han hecho un llamamiento a limitarlas. Ahora bien, generalmente no se especifica de qué primas se está hablando. Si se trata de las que reciben las instalaciones en marcha, éstas no deberían modificarse: las empresas acometieron inversiones contando con los incentivos y modificarlos supondría inseguridad jurídica y el incumplimiento de España con sus compromisos, con el consiguiente aumento del riesgo país. De cara al futuro, el modelo de incentivos deberá tener en cuenta la madurez tecnológica de cada sector, así como la demanda eléctrica y la situación económica. El sector eólico está abierto a debatir cuál es el sistema más adecuado de aquí en adelante para que la eólica pueda proseguir su desarrollo y seguir siendo una parte fundamental del mix energético.

fuente:somoseolicos.com