Nos va a tocar pagar los negocios ruinosos del gas

gas-natural-fenosa

En un país acostumbrado a rescatar con dinero público bancos y concesionarias de autopistas al borde de la quiebra no debería extrañarnos que ahora tengamos que pagar también las operaciones fallidas de Gas Natural Fenosa. De hecho el gas subirá un 1% para pagar su laudo con Sonatrach, después de que el Ministerio de Industria proponga aplicar un recargo en los peajes de más de 157 millones.

A pesar de que el ministro Soria está convencido de que el peligro viene siempre del mismo lado, el de las renovables, la realidad energética es muy tozuda. Y el monopolio que rige los destinos del gas en España volverá a hacernos pagar el coste del laudo con la empresa argelina Sonatrach. Para ello, el ministerio de Industria ha rescatado el real decreto que elaboró en noviembre de 2011 su antecesor en el cargo, el socialista Miguel Sebastián, tal y como informa hoy Cinco Días.

“La propuesta, que recoge las peticiones de Gas Natural Fenosa, es la misma: que los consumidores a tarifa paguen el incremento de precios fijado por el laudo de su pleito con Sonatrach entre 2005 y 2008, por un importe de 157 millones entre 2013 y 2017 y supondrá una subida de los peajes del 1%. Se da la circunstancia de que Industria ya aplicó un recargo secreto en la tarifa del gas (que en la compañía denominaban copete) para cubrir dicho riesgo”.

Gas Natural Fenosa mantuvo durante tres años un pleito con Sonatrach en el que el grupo argelino reclamaba una revisión al alza de los precios del combustible que suministraba. Y se saldó en agosto de 2010 con un laudo que obligaba a la española a pagar unos 1.500 millones.

En un mercado energético liberalizado, como el que no existe en España, las decisiones empresariales fallidas le costarían muy caras a las propias empresas. Pero aquí, gracias a la ayuda del gobierno, sea del color que sea, nos toca socializar las pérdidas. Como explica Javier García Breva en el último artículo de su blog, “una estrategia energética durante la última década basada en optimizar las inversiones gasistas ha incrementado la dependencia del gas argelino hasta el 45% del total de la demanda mediante contratos ‘take or pay’ que obligan a pagar el gas antes de que se consuma”.

La crisis ha reducido sensiblemente esa demanda pero, a juzgar por la maniobra del Ministerio de Industria, ni el menor consumo ni el aumento del precio del combustible fósil en origen, harán tambalear las cuentas de Gas Natural Fenosa.

fuente:energias-renovables.com