El coche eléctrico se abarata: su precio cae con las nuevas generaciones

movilidad-sostenible-coche-electrico-chevrolet-volt

El avance del coche eléctrico como opción real de movilidad motorizada es imparable. Lo demuestra el hecho de que, poco a poco, vaya venciendo los grandes obstáculos por los que no terminaba de convencer a muchos escépticos. La última gran barrera en ser derribada es su precio, que está cayendo progresivamente según avanzan sus generaciones.

Cada vez tienen una mayor autonomía, otro de los puntos en los que se han apoyado generalmente sus mayores detractores, y los fabricantes siguen esforzándose en combatir la ‘ansiedad’ que genera el miedo a quedarse tirado sin energía en medio de un viaje. Por otro lado, la apuesta a nivel público y privado por el coche eléctrico es palpable en la proliferación de cada vez más puntos de recarga en calles y carreteras. Tesla revoluciona la recarga de baterías en los coches eléctricos.

Vencidas esas trabas tradicionales, a este tipo de vehículos sólo le falta para triunfar una rebaja considerable en su precio que le equipare a los modelos propulsados con un motor de combustión. Y, en contra de lo que pudiera parecer por la sucesión de mejoras tecnológicas, las marcas están consiguiendo reducir costes y comercializar unos eléctricos más baratos según van apareciendo nuevas versiones de los ya existentes.

Las nuevas generaciones se abaratan

El último en hacerlo ha sido General Motors, que ayer anunciaba una considerable rebaja en el precio de la próxima generación de su coche eléctrico de autonomía extendida Chevrolet Volt. Según ha anunciado el gigante con sede en Detroit, el que fuera Coche del Año en 2012 recibirá una mejora con un restyling a partir del año que viene, si bien el verdadero hito será la rebaja de su precio actual: el futuro Volt, vendido en Europa bajo la marca Opel Ampera, llegará a los concesionarios por unos 5.000 dólares (unos 3.760 euros al cambio actual) más barato que el que ha estado presente en el mercado hasta ahora. En España, el Ampera se vende actualmente por unos 34.000 euros, teniendo en cuenta los incentivos estatales.

Pero no es el único. El eléctrico Nissan Leaf, también recibirá un notorio descuento en su próxima versión con respecto al actual. Lo anunciaba la marca al desvelar esa nueva generación el pasado mes de abril: el Leaf, que a partir de ahora disfrutará de más autonomía y será más rápido en la recarga, costará casi 9.000 euros menos de lo que costaba este modelo hasta ahora.

Esfuerzo generalizado

Otro modelo en sumar al abaratamiento de estos vehículos en los últimos meses ha sido el pequeño Renault Zoe, que con una más que decente autonomía de 210 kilómetros, está a la venta desde unos asumibles 15.750 euros con ayudas.

Incluso el coche eléctrico premium por excelencia, el afamado Model S, que puede adquirirse desde poco más de 42.000 euros también quiere moverse dentro de esta tendencia de rebaja de precios. El fabricante californiano Tesla, con Elon Musk a la cabeza de la idea, planea ya lanzar a medio plazo lo que sería un Model S más asequible para equipararse en precios a otras ofertas convencionales en el segmento D.

Aun con todo, la oferta de coches eléctricos sigue estando muy por encima en precios de los que pueden ser sus competidores en el segmento con motores de gasolina o diésel -pese al descuento, el Ampera, por ejemplo, seguirá costando más de 30.000 euros con las ayudas del Gobierno a la compra de estos vehículos-, de modo que sólo cabe esperar que la investigación y el desarrollo del automóvil movido por electricidad vayan reduciendo progresivamente sus costes de producción y, de paso, acaben dando con una más numerosa competencia que contribuya a mejorar esta incipiente rebaja de precios.

fuente:eleconomista.es