El 80% de los hogares desperdician energía

certificado-energetico-eficiencia-energetica-edificios

El pasado mes de junio entró en vigor el decreto ley 235/2013, que regula el denominado Certificado Energético de todos los inmuebles a la venta o en alquiler, que el parque edificatorio español está obligado a cumplir por mandato de la Unión Europea en su Directiva 2002/91CE.

Aunque cada vez nos resulta más familiar relacionarnos con cuestiones de ahorro energético, estamos en esta materia a la cola del resto de países europeos. Si bien en el sector automovilístico y en el de los electrodomésticos empezamos a valorar el respeto al medio ambiente, junto con el ahorro a medio y largo plazo que supone la inversión en productos energéticamente eficientes, todavía no es así en lo relativo al sector residencial.

Un dato a tener en cuenta es que el parque de edificios español representa un consumo de energía final del 16,70% por detrás de la industria y la agricultura. Las más de 25 M de viviendas construidas en España emiten casi el 20% de gases de efecto invernadero. Lo cierto es que la mayoría de los edificios construidos a partir del boom inmobiliario español de finales de los años 60 y hasta la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación (CTE) carecen de sistemas de aislamiento y ahorro de energía. Esto lleva a que los primeros resultados del certificado energético arrojen los siguientes datos: en una escala que va de la “A” a la “G” (siendo la “A” la más eficiente), la tipología “A-B-C” supone solo un 5%; la “D”, un 14,8%; la “E”, un 48,3%; la “F”, un 13% y la “G”, un 19,2%.

De los datos anteriores, podemos concluir que la situación de las viviendas españolas está muy por debajo de lo esperado en materia de ahorro energético y suponen un alto grado de contaminación atmosférica. Grande es pues el reto que tenemos por delante todos los agentes que intervenimos en el sector de la edificación, tanto las administraciones públicas -fomentando la rehabilitación energética-, como los arquitectos y técnicos -diseñando edificios sostenibles-, las constructoras -aplicando las nuevas técnicas y sistemas enfocados a ello- y, sobre todo, los propietarios, en su concienciación de que toda inversión enfocada a la eficiencia (calefacción, iluminación, electrodomésticos, envolvente térmica, etc.) reporta una mejora directa del confort, del ahorro económico y un compromiso de respeto al medio ambiente.

fuente:alimarket.es