Alcoa plantea parar la serie de electrolisis en A Coruña y Avilés para que esté operativa si hay un inversor

Alcoa se ha mostrado dispuesta a apagar la serie de electrolisis en sus fábricas de A Coruña y Avilés –sobre las que pesa el anuncio de cierre– para que esta parte de actividad de las plantas pueda estar operativa si surge un inversor.

“Esta es la respuesta”, han asegurado a Europa Press fuentes de la empresa ante la pregunta de si la compañía aceptaría demorar seis meses el ERE presentado para ambas fábricas, como planteó la ministra de Industria, Reyes Maroto.

De la reunión mantenida con el Gobierno, representantes de las administraciones autonómicas de Galicia y Asturias y sindicatos, no han querido concretar nada sobre su posicionamiento. Únicamente han dicho que se trataron “numerosas ideas”.

Sí han insistido en que tanto la fábrica de A Coruña como la de Avilés “están afectadas por problemas estructurales”. “Organizativos, productivos y tecnológicos”, han añadido, incidiendo en que esto supone “menor capacidad de producción y altos costes operativos”. A ello, han sumado “una tecnología obsoleta, menos eficiente”.

Propuesta

Con todo, han dicho que la multinacional está dispuesta “a apagar la serie de electrolisis –una de las partes de la actividad en las fábricas, junto a la fundición– para que quede en condiciones óptimas durante un período de tiempo”. De esta forma, según han explicado, “si surge un inversor interesado”, podrían volverse a poner en funcionamiento.

No obstante, han indicado que, para ello, necesitarían la “cooperación” de los trabajadores. Y es que han recordado que si la serie de electrolisis “se apaga de manera abrupta, no habría manera de utilizarla” de nuevo.