El fabricante español de motos eléctricas Silence triplicó su facturación en 2018

El fabricante español de motocicletas eléctricas Silence triplicó su facturación en 2018, pasando de los cuatro millones de euros en 2017 a 14 millones, un crecimiento que la compañía prevé que se mantenga gracias al lanzamiento de su modelo S01, la ampliación de la red comercial y su apuesta por la internacionalización.

Según informó la empresa en un comunicado, Silence se posicionó el año pasado como líder de la movilidad eléctrica en lo que a matriculaciones se refiere.

A lo largo de 2018, fabricó más de 3.000 motocicletas, de las cuales 2.083 unidades se matricularon en España, una cifra que representó más del 60% de la cuota de mercado en este segmento. En total se comercializaron 3.352 motocicletas eléctricas en el mercado español en 2018, según la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive).

Para este año, el fabricante de motos eléctricas con sede en Molins de Rei (Barcelona) se ha marcado como prioridad principal iniciar el salto al cliente particular. Hasta el momento, Silence fabrica modelos exclusivamente dirigidos a flotas corporativas, parques públicos y también para servicios de ‘motosharing’.

En el 2019, Silence iniciará la producción del modelo S01, una motocicleta con prestaciones de 125 centímetros cúbicos y con batería ‘tipo trolley’ extraíble, con la que aumentará su volumen de producción hasta las 7.000 unidades por año, frente a las 3.000 que ensambló el curso pasado.