Australia podría ser 100% renovable para 2032 si mantiene el ritmo actual de instalaciones de energía solar y eólica

Un nuevo estudio de la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Nacional de Australia (ANU) dice que Australia podría alcanzar el 100% de energías renovables para el 2032, si se mantienen las tasas actuales de instalación de energía eólica y solar.

La investigación, dirigida por el profesor Andrew Blakers y el Dr. Matthew Stock, dice que la tecnología y la infraestructura necesarias para soportar esa cantidad de energía eólica y solar también pueden implementarse dentro de ese espacio de tiempo.

El estudio de la ANU dice que Australia está instalando energía solar fotovoltaica y eólica entre cuatro y cinco veces más rápido per cápita que China, Japón, la UE y EEUU (ver gráfico), y está en camino de alcanzar el 50% de electricidad renovable para 2024, muy por delante de la fecha de la meta puestas por los laboristas de 2030.

Blakers dice que esto tiene implicaciones importantes para Australia, ya que significaría que el sector eléctrico no solo cumpliría su “parte” del compromiso climático actual de París en unos pocos años, sino que también podría cumplir el objetivo de toda la economía de una reducción del 26-28% en emisiones para el 2030.

En cualquier caso, los autores del estudio señalan que, debido al bajo costo de las energías renovables, podría lograr sus reducciones de emisiones con un costo adicional pequeño o nulo para las empresas, como de costumbre.

“Hay en marcha una gran cartera de energía solar y eólica que augura un desarrollo continuo de energía fotovoltaica y eólica a tasas superiores a 6 GW anuales”, dicen Blakers y Stock en su informe. “Anticipamos que esto continuará durante muchos años, siempre que la política energética no obstaculice activamente el desarrollo de las energías renovables”.

Pero el gobierno de coalición no parece estar por labor, sino por todo lo contrario, y los analistas advierten que la industria corre el riesgo de “caer por un precipicio” con el ejecutivo actual. El auge de la eólica y la energía solar se ha producido a pesar de las malas intenciones del gobierno, que parece mantenerse en sus trece: el ministro de energía, Angus Taylor, insiste en que ya hay demasiada energía eólica y solar en la red, lo que considera imprudente, y en sus intenciones está más retrasar la inversión que alentarla.

Blakers dice que debido a la caída del costo de la energía solar fotovoltaica y de la energía eólica, ahora claramente están por debajo del costo de la construcción de una nueva planta de carbón o gas, y similar al costo de algunas plantas de carbón existentes, un supuesto que también comparte el CSIRO y el Operador del Mercado Energético Australiano.

“El costo neto de lograr profundos recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero es aproximadamente cero”, dicen los investigadores, aunque señalan que la transición a gran escala renovable implica decenas de miles de millones de dólares que se gastarán en las zonas rurales de Australia “.

El informe de la ANU dice que las técnicas para equilibrar y administrar una red 100% renovable son relativamente sencillas y no tan caras como muchos sugieren. “El costo del balance por hora de la red eléctrica australiana es modesto: alrededor de 5 $ / MWh para una fracción de energía renovable del 50%, aumentando a $ 25 / MWh para el 100% de las energías renovables”, dice.

“Por lo tanto, el costo del almacenamiento y la transmisión requeridos es considerablemente menor que el costo de los parques eólicos y solares correspondientes. Las centrales eléctricas de carbón de Australia son viejas y se están volviendo menos confiables, y la transición a un sistema moderno de energía renovable puede mejorar la estabilidad de la red”.