El beneficio anual de EDF cayó un 62,9 % a 1.177 millones de euros

EDF tuvo 1.177 millones de euros de beneficios el pasado año, lo que significa un 62,9% menos que en 2017, lo que la eléctrica francesa explicó por varios elementos al margen de su cuenta de explotación, y en particular por una depreciación de activos financieros.

Los beneficios se vieron lastrados por un resultado financiero negativo de 4.800 millones de euros, superior a los 2.600 millones que había tenido que encajar el ejercicio precedente, precisó EDF en un comunicado este viernes.

La principal razón fue una depreciación de los títulos de deudas y de capitales propios en razón de unas “condiciones de mercado de la acción desfavorables”, sobre todo al finalizar 2018.

Además, en 2017 la empresa había contabilizado una plusvalía a cuenta de la cesión de su participación del 49,9 % en CTE.

Al margen de estos elementos no recurrentes, el resultado bruto operativo (ebitda) aumentó un 11,1 % hasta 15.265 millones de euros y la facturación creció un 6,3 % (un 4 % en términos comparables) hasta 68.976 millones.

El pasado año su producción de electricidad de origen nuclear en Francia progresó un 3,7 % hasta 393,2 teravatios por hora, mientras que en Reino Unido bajó en un 7,5 %, con 59,1 teravatios por hora.

La electricidad de origen hidráulico en Francia ascendió un 25,4 % (después de un año 2017 muy seco) hasta 46,5 teravatios hora. Además, la filial de renovables de EDF generó 15,2 teravatios hora, un 15 % más gracias a la entrada en servicio de nuevos parques.

El endeudamiento de esta compañía eléctrica, en la que el Estado francés controla directamente el 70 % del capital, se agravó en términos absolutos, al pasar de 33.000 millones de euros al terminar 2017 a 33.400 doce meses más tarde.

A partir de esas cifras, EDF se esforzó en señalar que el nivel de deudas mejoró si se pone en relación con el resultado bruto operativo. En concreto pasó de representar 2,4 veces el ebitda en 2017 a 2,2 veces el año siguiente.

El consejo propondrá a la junta el reparto de un dividendo de 0,31 euros a cuenta de 2018, lo que significaría la distribución del 50 % del resultado neto corriente.

La dirección se ha marcado para este año como principales objetivos conseguir un ebitda de entre 15.300 y 16.000 millones de euros y una reducción de cargas operativas en torno a 1.100 millones.

Para el periodo 2019-2020 tiene por meta ceder activos por entre 2.000 a 3.000 millones de euros, mantener el nivel de su endeudamiento por debajo de 2,5 veces su ebitda y distribuir en dividendo entre el 45 y el 50 % de su resultado neto corriente.

El beneficio anual de EDF cayó un 62,9 % a 1.177 millones de euros

EDF tuvo 1.177 millones de euros de beneficios el pasado año, lo que significa un 62,9% menos que en 2017, lo que la eléctrica francesa explicó por varios elementos al margen de su cuenta de explotación, y en particular por una depreciación de activos financieros.

Los beneficios se vieron lastrados por un resultado financiero negativo de 4.800 millones de euros, superior a los 2.600 millones que había tenido que encajar el ejercicio precedente, precisó EDF en un comunicado este viernes.

La principal razón fue una depreciación de los títulos de deudas y de capitales propios en razón de unas “condiciones de mercado de la acción desfavorables”, sobre todo al finalizar 2018.

Además, en 2017 la empresa había contabilizado una plusvalía a cuenta de la cesión de su participación del 49,9 % en CTE.

Al margen de estos elementos no recurrentes, el resultado bruto operativo (ebitda) aumentó un 11,1 % hasta 15.265 millones de euros y la facturación creció un 6,3 % (un 4 % en términos comparables) hasta 68.976 millones.

El pasado año su producción de electricidad de origen nuclear en Francia progresó un 3,7 % hasta 393,2 teravatios por hora, mientras que en Reino Unido bajó en un 7,5 %, con 59,1 teravatios por hora.

La electricidad de origen hidráulico en Francia ascendió un 25,4 % (después de un año 2017 muy seco) hasta 46,5 teravatios hora. Además, la filial de renovables de EDF generó 15,2 teravatios hora, un 15 % más gracias a la entrada en servicio de nuevos parques.

El endeudamiento de esta compañía eléctrica, en la que el Estado francés controla directamente el 70 % del capital, se agravó en términos absolutos, al pasar de 33.000 millones de euros al terminar 2017 a 33.400 doce meses más tarde.

A partir de esas cifras, EDF se esforzó en señalar que el nivel de deudas mejoró si se pone en relación con el resultado bruto operativo. En concreto pasó de representar 2,4 veces el ebitda en 2017 a 2,2 veces el año siguiente.

El consejo propondrá a la junta el reparto de un dividendo de 0,31 euros a cuenta de 2018, lo que significaría la distribución del 50 % del resultado neto corriente.

La dirección se ha marcado para este año como principales objetivos conseguir un ebitda de entre 15.300 y 16.000 millones de euros y una reducción de cargas operativas en torno a 1.100 millones.

Para el periodo 2019-2020 tiene por meta ceder activos por entre 2.000 a 3.000 millones de euros, mantener el nivel de su endeudamiento por debajo de 2,5 veces su ebitda y distribuir en dividendo entre el 45 y el 50 % de su resultado neto corriente.