Red Eléctrica tira la casa por la ventana: invertirá el 50% más anual en electricidad hasta 2022

Red Eléctrica (REE) invertirá 6.000 millones de euros en el periodo 2018-2022 para abordar los retos de la transición energética y reforzará la estructura de capitalización de sus distintas filiales para cumplir con los ratios de endeudamiento de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Esta nueva ‘hoja de ruta’ acelera así el ritmo inversor previsto en el anterior plan de la compañía para el periodo 2014-2019, que contemplaba unas inversiones de 4.575 millones de euros, unos 762 millones de euros anuales, frente a los 1.200 millones para este periodo.

En un encuentro con la prensa, el presidente de Red Eléctrica, Jordi Sevilla, señaló que con este plan se contará con un grupo “más diversificado, más fuerte, más sólido, más grande, con más inversiones, y más rentable para sus stakeholders”.

Para Sevilla esta diversificación, que será controlada, tiene el objetivo de evitar los riesgos a los que se enfrenta la economía y a los procesos de cambio y transformación en los que están los sectores de electricidad y telecomunicaciones.

En su conjunto, Red Eléctrica de España, como transportista y operador del sistema eléctrico, invertirá 3.221 millones de euros, el 53% de la inversión global. De esta partida destinada a electricidad, 1.538 millones de euros irán a integración de renovables. A ello, hay que sumar 908 millones de euros para reforzar la fiabilidad de las redes de transporte y la seguridad del suministro, 560 millones de euros para ampliar las herramientas tecnológicas y digitales que exige un sistema eléctrico con mayor proporción de generación renovable y 215 millones de euros para impulsar los programas de almacenamiento, concretamente la puesta en servicio de la central de Chira Soria (Gran Canaria) y el desarrollo de baterías en Baleares y Tenerife.

Según el presidente de la compañía, la mayoría de estas inversiones irán destinadas al gran proyectos de interconexión energética, el cable submarino País Vasco-Francia, así como otros proyectos de cables de enlace con la Península con Mallorca o Menorca, así como los 75 millones para el tercer cable con Marruecos.

Teniendo en cuenta que 950 millones de este plan se han destinado a la compra de Hispasat, los más de 5.000 millones restantes un porcentaje importante iría para electricidad, en el entorno del 60% aproximadamente. Y si se compara con el anterior plan estratégico de 2014-2019 el incremento de

Apuesta por ‘telecos’ e internacionalización

Asimismo, Red Eléctrica pretende con este plan consolidar su posición como operador de referencia de infraestructuras de telecomunicaciones, tras acordar recientemente la adquisición del operador de satélites Hispasat, así como expandir su negocio internacional y acelerar la innovación en España proporcionando servicios tecnológicos a terceros y contribuyendo al desarrollo de un entorno de emprendimiento con la puesta en marcha de una aceleradora de ‘startups’.

Dentro de los planes de REE es apuntalar su internacionalización. A sus proyectos en mercados como Chile y Perú quiere sumar nuevas aventuras y para ello ha destinado más de 1.000 millones. Esta inversión irá a nuevos mercados y sobre todo a proyectos que den una rentabilidad

 

Cumplir con los ratios de deuda

Además, se dotará de estructura empresarial al grupo y se reforzará la capitalización de sus distintas filiales para cumplir con los ratios de endeudamiento y capacidad financiera de la nueva circular de la CNMC.

El grupo no detalló como procederá a cumplir con estos ratios, aunque Sevilla afirmó que el objetivo de la empresas es “caminar sobre dos piernas, que no son iguales todavía, la de la regulación y la de los mercados”. “Vamos a anclarnos en la regulación para compensar los riesgos del mercado”, indicó.