Alpiq se suma a la guerra de las eléctricas contra el Gobierno por los pagos por disponibilidad de los ciclos combinados

La energética suiza Alpiq se suma a la guerra de las eléctricas contra el Gobierno por el fin de los pagos por disponibilidad de las centrales de ciclo combinado.

La Orden de peajes eléctricos de 2019 acababa con un portazo con los pagos por disponibilidad de las centrales de gas, algo que ha hecho que las propietarias de la mayoría de los ciclos combinados hayan establecido una batalla legal contra el Gobierno.

De esta manera, Alpiq ha recurrido ante el Tribunal Supremo la Orden de peajes eléctricos de 2019 que finiquita estos pagos y que ponen en peligro la viabilidad de estos activos.

Alpiq se suma de esta manera a otras eléctricas como Iberdrola o Engie que ya han interpuesto este recurso y al que probablemente se sume también Naturgy, uno de los principales afectados al poseer el 26% del parque de ciclos combinados de España.

Alpiq posee solo un ciclo combinado, el de Plana del Vent. Con una capacidad instalada de 846 MW, el ciclo combinado situado en Vandellós – l´Hospitalet de l´Infant (Tarragona) es uno de los principales activos de generación del grupo suizo en España.

Las eléctricas abren una batalla judicial con el Gobierno por el futuro de los ciclos combinados

Plana del Vent cuenta con una tecnología vanguardista y es capaz de suministrar la electricidad necesaria para cubrir el suministro de energía a más de 200.000 hogares. Una central de ciclo combinado que cuenta con dos grupos de 423 MW cada uno, con un rendimiento en torno al 57%, muy superior al rendimiento de una central térmica convencional (en torno al 36%).

Alpiq pertenece a la asociación de eléctricas independientes APRIE que el pasado diciembre denunció públicamente estos hechos y que ahora ha decidido recurrir la nueva normativa ya que creen que sin estos pagos la planta entra en quiebra.

“Si se quiere que el gas natural sea esa energía que va a ayudar en la transición, el suprimir este servicio de disponibilidad es abocar a que los ciclos combinados den un salto al vacío”, dijo Alfonso Pascual, presidente de APRIE.

Y es que el Gobierno tiene planeado que los ciclos combinados sean el respaldo a la intermitencia de las renovables. Así, según el PNIEC, el Gobierno mantendría los 27 GW de capacidad actual de ciclos combinados para 2030.

Es por ello, que las compañías no entienden que se quiera una cosa pero sin pagar por dar ese servicio al sistema.