Australia cuenta con suficiente energía solar, eólica y almacenamiento en cartera para cubrir el 100% de sus necesidades eléctricas con energías renovables

La firma de consultoría energética noruega Rystad Energy pronostica en un informe reciente que el suministro de energía renovable de Australia alcanzará los 100 gigavatios (GW AC ) antes de las elecciones federales dentro de dos meses.

En enero y febrero, Rystad Energy añadió a su base de datos 6,65 GW de nueva capacidad procedente de 62 activos, el doble de la capacidad y la cantidad de activos que se agregaron en el mismo período del año pasado.

“Esto muestra claramente la confianza que los inversores tienen en el futuro renovable de Australia y posiblemente donde el sector de las energías renovables ve el resultado de la elección”, dice el analista senior David Dixon.

Estos proyectos agregaron 2,9 GW de energía solar (hasta 7% en la cartera solar), 1,4 GW de energía eólica (hasta 4% de la cartera de eólica) y 2,4 GW de almacenamiento (hasta 25% de la cartera de almacenamiento), llevando la cartera total a 96 GW, según Rystad Energy RenewableCube.

También es importante que el almacenamiento haya aumentado 2,4 GW en enero y febrero, casi la mitad de la capacidad total agregada el año pasado, en el que instalaron un total de 5,6 GW de nueva capacidad de almacenamiento.

“Esto no tiene precedentes. La mitad de la capacidad de almacenamiento total de 2018 se agregó en solo 2 meses, lo que aumentó la capacidad de almacenamiento total en tramitación en un 25% sobre el nivel de 2018. Creemos que esto es una indicación de lo atractivo que es el crecimiento a largo plazo para las energías renovables en Australia”, agregó Dixon.

Los proyectos de almacenamiento de energía solar y eólica se han convertido en la norma en Australia. 16 sistemas de almacenamiento en baterías formaron parte de proyectos de desarrollo híbridos. Esto elevó a 1,68 GW las adiciones de baterías a la base de datos de Rystad Energy, un aumento del 36% en la cartera total de almacenamiento. 490 MW de energía hidráulica de bombeo también entraron en cartera en enero / febrero de este año, lo que suponía un aumento del 8% en la cartera de bombeo.

Las adiciones de almacenamiento más notables fueron la batería de 500 MW asociada al Proyecto Sunshine Energy, la batería de 400 MW ligada al Desailly Renewable Energy Park y la batería de 250 MW asociada a la planta solar Robertstown.

El informe de Rystad Energy viene a dar la razón a los investigadores de la Universidad Nacional de Australia (ANU) Andrew Blakers y Matt Stocks, que el pasado mes de febrero dijeron que si Australia continuaba con su ritmo actual de desarrollo de energía eólica y solar, podría cubrir el 100% de las necesidades eléctricas del país en 2030.