EEUU bate todos los récords de almacenamiento de energía en 2018

La industria de almacenamiento de energía de EEUU logró poner en marcha una cifra récord de instalaciones en 2018, impulsada por un sólido cuarto trimestre para los proyectos a gran escala. Pero el nuevo logro de esta joven industria palidece en comparación con lo que está por venir: se espera que en 2019 se duplique la capacidad y en 2020 se triplique.

Las instalaciones de baterías en 2018 totalizaron 311 megavatios y 777 megavatios-hora, según el último Monitor de almacenamiento de energía que realiza Wood Mackenzie y la Asociación de Almacenamiento de Energía (ESA), con datos del cuarto trimestre y de todo el 2018.

Las baterías de pequeño tamaño en residencias y comercios habían superado colectivamente al segmento de servicios públicos en los cuatro trimestres anteriores en términos de megavatios puestos en marcha. El cuarto trimestre rompió esa mala racha y compensó un año de bajo rendimiento para las baterías de gran formato.

Las instalaciones a gran escala establecieron un récord trimestral por despliegue de megavatios-hora, superando el récord establecido por la adquisición rápida de Aliso Canyon , que aceleró la capacidad de las baterías en el sur de California tras la gran fuga de gas natural.

El hecho de que este récord sucediera en el transcurso normal de los negocios, en lugar de una circunstancia especial como Aliso Canyon, indica que la industria se está diversificando y madurando, dijo Daniel Finn-Foley, analista senior de almacenamiento de WoodMac y autor del informe.

Si bien California y el mercado de PJM aún dominan en términos de capacidad de almacenamiento instalada acumulada, las nuevas construcciones del trimestre revelaron un creciente ámbito geográfico de actividad. Los proyectos a gran escala con una variedad de modelos de negocios se conectaron en Hawai, California, Texas, Minnesota y Colorado, señaló Finn-Foley.

El sector residencial se hace más grande

El mercado de almacenamiento residencial terminó el año con algunas señales mixtas. De una parte, instaló más megavatios que el sector comercial y el de a gran escala en los dos primeros trimestres del año. Y el año pasado mejoró un 350% sobre 2017 por volumen en megavatios, con casi 15.000 sistemas de almacenamiento en el hogar instalados.

Sin embargo, la racha de seis meses de récords de desarrollo sucesivos del segmento residencial se detuvo en el tercer trimestre, y el cuarto trimestre descendió. Los autores del Energy Storage Monitor citan las restricciones de disponibilidad del producto como un factor limitante clave. Incluso Tesla, el favorito popular para los sistemas de baterías para el hogar, ha tenido problemas para entregar a tiempo, y solo un puñado de compañías han ganado exposición al mercado.

El segmento comercial ha alternado entre trimestres calientes y fríos. El cuarto trimestre, sin embargo, llegó caliente, con un récord de 30.5 megavatios y 78.2 megavatios-hora. Ese volumen elevó el mercado comercial anual en megavatios al registrar un crecimiento del 53% respecto a 2017.

El 2018 también estuvo marcado por la escasez de suministro de baterías, ya que los fabricantes comprometieron su capacidad al mercado surcoreano para aprovechar los incentivos. En consecuencia, las caídas de los precios del sistema de almacenamiento de EEUU se desaceleraron en 2018, y algunos productos incluso experimentaron ligeros aumentos de precios. Se espera que estas carencias se reduzcan al final del primer trimestre de 2019, ya que varios proveedores de baterías de Nivel 1 ponen en línea nueva capacidad de producción.

Las nuevas estructuras políticas que ayuden al almacenamiento continuarán impulsando el mercado hacia adelante. En 2018, más estados establecieron mandatos de almacenamiento, objetivos y estructuras de incentivos de apoyo, con Nueva York, en particular, liderando el camino con la hoja de ruta de almacenamiento del estado. Además, el resultado de la orden 841 de la FERC creará más oportunidades de mercado en 2019. El potencial de mejora esperado de la orden 841 afecta a los tres segmentos, con un crecimiento particularmente fuerte esperado para el segmento de a gran escala.