Iberdrola deja a Repsol el camino libre para hacerse con X-Elio

Iberdrola no entrará finalmente en el puja de los activos renovables de X-Elio. La venta de la empresa de renovables controlada por el fondo KKR y la familia Riberas (Gestamp) pierde así a uno de sus grandes novios que peleaban por hacerse con una de las mejores carteras de activos de fotovoltaica que hay en el mercado.

Todo indica que la gran puja por X-Elio se va a quedar finalmente en un mano a mano entre Repsol-Macquarie, principal favorito y y el fondo Brookfield.

La petrolera viaja de la mano del fondo de infraestructuras Macquarie y se han convertido en los principales favoritos ya que Repsol se quedaría con los nuevos proyectos de renovables mientras que el fondo se quedaría solo con los activos ya operativos.

Según ha podido saber este diario y tal y como ha adelantado el diario El Independiente, Iberdrola se ha caído de la puja porque solo quería optar por los nuevos proyectos, y no quería las plantas ya conectadas, por lo que no podrían los vendedores deshacerse de todos sus activos como así es su deseo.

KKR, propietaria con el 80% de X-Elio y la familia Riberas (Gestamp) que posee el 20% restante, quieren vender X-Elio desde hace ya bastantes meses, pero de momento las ofertas que se han puesto sobre la mesa no han fructificado. Lo intentaron hace meses y la operación se apagó al no presentarse una oferta adecuada.

Pero aterrizó Repsol en el mercado solar español y llamó a la puerta. Este interés reabrió de nuevo el proceso de venta al que se sumaron otros fondos como Brookfield, incluso también la eléctrica que preside Ignacio Galán.

Ahora, el favorito por hacerse con X-Elio es el binomio Repsol-Macquarie, una operación que según fuentes del mercado rondaría los 1.000 millones de euros, pero este precio podría ser bastante menor finalmente porque X-Elio ha perdido la joya de la corona.

El proyecto Lorca Solar de 333 MW en Murcia finalmente no verá la luz. Un activo por el que Repsol estaría dispuesto a hacer un desembolso pero que sin él en la cartera la cosa cambia.

Ya solo queda saber el resultado final de la venta y quien se lleva el gato al agua.