Ribera ve lejos que Bruselas exija a España recuperar las ayudas a la interrumpibilidad

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, dijo este martes que por ahora no está sobre la mesa que la Comisión Europea (CE) obligue a España a recuperar las ayudas a la interrumpibilidad de las industrias electrointensivas, sistema que Bruselas investiga desde 2016.

“Pensar que esto puede acabar en una sanción, en un devolución de ayudas, está todavía muy lejos de la realidad”, señaló Ribera en declaraciones a la prensa durante un consejo de ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea (UE), donde recordó que “es un expediente que está en curso”.

Bruselas se interesó en 2016 por todos los distintos mecanismos de capacidad, es decir, sistemas de remuneración que los países conceden a operadores y proveedores eléctricos para que estén disponibles en caso de necesidad y garantizar así el suministro energético.

Entre esos mecanismos de capacidad se encuentran los sistemas de interrumpibilidad, de forma que las plantas de alto consumo energético suspenden su producción en momentos de picos de demanda a cambio de una compensación económica.

Bruselas investigó 28 mecanismos de 11 países y ha ido aprobando individualmente algunos de esos esquemas, por ejemplo en el caso de Bélgica, Francia, Alemania Grecia, Italia y Polonia.

Sin embargo, en casos como el del Reino Unido, ha abierto una investigación en profundidad por esos esquemas, que rozan el concepto de ayudas de Estado y pueden afectar a la competencia en el mercado único.

El criterio de Bruselas sobre los sistemas de interrumpibilidad podría afectar, entre otras, a la plantas que la multinacional de aluminio Alcoa tiene en La Coruña (Galicia) y Avilés (Asturias), que recibieron unos 1.000 millones de euros del Estado en la última década.

“Mientras el expediente de la Comisión siga su curso tenemos que ser prudentes”, señaló a propósito del caso de España Ribera, quien señaló que ha pedido en Bruselas un “estatuto de la industria electrointensiva a nivel europeo” para que todos los países se rijan por un mismo marco.

En paralelo, España está preparando, a través del Ministerio de Industria, un Estatuto de Consumidores Electro-intensivos que sea “compatible con el derecho europeo”.