S&P mantiene estable el rating de Naturgy pero cuestiona su “agresiva” política de dividendos

S&P Global ha confirmado el rating ‘BBB’ de Naturgy a largo plazo con perspectiva ‘estable’, dentro del grado de inversión pese a que sus últimos resultados han sido “ligeramente por debajo de lo esperado” y a que su “agresiva” política de dividendos podría comprometer la generación de caja en el futuro.

Para la agencia de calificación, los mayores costes de reestructuración llevados a cabo el pasado año, cuando registró unas pérdidas de 2.822 millones de euros como resultado del deterioro de activos de casi 4.900 millones de euros realizado en la primera mitad del ejercicio, hicieron que los resultados hayan estado por debajo de las expectativas de S&P.

Además, cuestiona su política de retribución al accionista, al destacar que Naturgy reparte uno de los dividendos “más agresivos” de entre todas las ‘utilities’ europeas. En concreto, en 2018 el pago por acción ascendió a 1,30 euros por título, frente al euro por acción entregado el año anterior, con las expectativas puestas en aumentarlo hasta los 1,59 euros en 2022.

Por ello, esta política, unida al recorte del gasto en capital (capex) incluido dentro de su Plan Estratégico 2018-2022, podría comprometer la generación de caja en el largo plazo, algo que ha llevado a la firma de calificación a monitorizar que el recorte en el gasto de capital esté ligado a parámetros de eficiencia y no de desinversiones.

En este sentido, los temores de S&P ante la posible debilidad en la generación de caja durante este periodo le lleva a concluir que el nuevo plan estratégico “es tan débil” como el programa previo.

No obstante, la agencia de calificación espera que esta generación de caja y los dividendos permanezcan “neutros” entre 2018 y 2022, lo que mantendría “estable” la deuda en torno a los 18.000 millones de euros en tres años –frente a 17.200 millones en 2018– y el beneficio bruto de explotación (Ebitda) alrededor de 4.700 millones de euros –frente a 4.200 millones en 2018–.

De cara a próximas actualizaciones de su calificación a Naturgy, S&P podría mejorarla si los fondos procedente de las operaciones (FFO, por sus siglas en inglés) son superiores al 20% de la deuda o, por el contrario, empeorarla si no se mantiene por encima del objetivo mínimo del 18%.