El Banco Mundial financia con 21.000 millones de dólares a los combustibles fósiles, según un informe de la asociación alemana Urgewald

Un estudio encargado por la ONG alemana Urgewald, ‘World Bank Group Financial Flows Undermine the Paris Climate Agreement‘, ha publicado que el Banco Mundial, la institución de desarrollo más poderosa del mundo sigue financiando al sector de los combustibles fósiles con miles de millones. La investigación, publicada durante las Reuniones de Primavera del Banco Mundial, señala que la financiación de los proyectos elegidos por la entidad es tres veces mayor para los combustibles fósiles que para las fuentes de energía renovable: 21.000 millones de dólares se destinaron para el carbón, el petróleo y el gas y solo 7.000 millones para sectores como la solar o la eólica.

Además, destaca que en los últimos 5 años, el Banco gastó 12.000 millones para proyectos asociados con combustibles fósiles.

El autor del estudio es Heike Mainhardt, un experto estadounidense en proyectos financieros multilaterales y colaborador del IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático). Mainhardt analizó más de 675 proyectos del sector energético del Grupo del Banco Mundial. Por lo tanto, es el análisis más completo hasta la fecha de las empresas de combustibles fósiles del Banco Mundial.

Poco después de que se alcanzara el Acuerdo Climático de París, el ex presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, dijo que el Banco haría todo lo posible para alcanzar los objetivos de calentamiento global establecidos por la comunidad mundial.

“Es una gran decepción descubrir que el Grupo del Banco Mundial continúa proporcionando tan grandes cantidades de financiación pública para combustibles fósiles. Por lo tanto, el Banco socava completamente sus propios esfuerzos por las fuentes de energía renovables, así como los Objetivos Climáticos de París”, dijo Mainhardt. Por eso, la asociación pide al Banco que reduzca drásticamente esas inversiones para energías sucias y que ayude a sus clientes a construir sistemas de energía basados ​​en fuentes de energía limpia y renovable. “El nuevo presidente del Banco Mundial, David Malpass, debe liderar este esfuerzo”.

Mainhardt investigó exclusivamente en las bases de datos públicas en la web del Grupo del Banco Mundial. Su análisis incluyó préstamos de proyectos energéticos a países y empresas receptores, así como programas más grandes basados ​​en políticas, servicios de asesoría y otra asistencia financiera a gobiernos en países en desarrollo.

En los últimos años, el Banco Mundial fue muy elogiado por su claro apoyo en la lucha contra el cambio climático. En 2013, el Banco prometió que, con algunas excepciones, ya no otorgaría ayuda financiera a proyectos de centrales eléctricas de carbón.

Si bien el estudio muestra que la entidad no ha apoyado directamente la construcción de nuevas centrales eléctricas de carbón desde 2013, demuestra que todavía brinda apoyo de otras maneras. En marzo de 2016, la Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), miembro del Grupo del Banco Mundial, aprobó una garantía financiera de 783 millones para préstamos del Deutsche Bank y del Banco japonés Mizuho. Estos estaban destinados al grupo energético sudafricano Eskom para apoyar un “programa de expansión de capacidad”. Entre otras cosas, este dinero se utilizará para financiar líneas de transmisión que principalmente transportarán electricidad desde las nuevas centrales eléctricas de carbón de Eskom.

“En tales casos, el Banco está cumpliendo con su compromiso de no apoyar económicamente nuevas centrales de carbón pero todavía promueve la infraestructura asociada que es necesaria para el despliegue de centrales de carbón masivas”, criticó Mainhardt.

A fines de 2017, el Banco Mundial anunció que ya no financiará la exploración y producción de petróleo y gas después de 2019. Si este compromiso se implementa adecuadamente, representaría una reducción significativa en el respaldo de combustibles fósiles. Sin embargo, la investigación revela que el Banco Mundial actualmente posee acciones en al menos 12 proyectos de exploración y producción de petróleo y gas por un valor de al menos 512 millones. “Para cumplir con su promesa, esperamos que el Banco Mundial se deshaga rápidamente de estas inversiones de capital”, agrega Mainhardt.

El estudio muestra que, desde 2014, el Banco ha respaldado operaciones en al menos diez países que subsidian inversiones de petróleo, gas o carbón, por ejemplo, a través de menos impuestos y otros incentivos. Además, una vez que se han encontrado y perforado los pozos de gas y petróleo, el Banco Mundial puede, mientras respeta su anuncio en 2017, continuar suministrando dinero a estos sectores perjudiciales para el clima, por ejemplo, dinero para refinerías o oleoductos.

Ya proporciona financiación para algunos de los proyectos de petróleo y gas más grandes del mundo, incluido el gasoducto TANAP en Turquía, que ha sido criticado por grupos ambientalistas y de derechos humanos. Solo para este proyecto, el Banco Mundial ha otorgado 800 millones en préstamos y una garantía de 1.100 millones. En la Cumbre del Clima de 2018, el Banco Mundial prometió duplicar su ayuda para la protección del clima. Este anuncio fue bien considerado, ya que los países en desarrollo en particular necesitan capital para protegerse de los impactos del cambio climático y para reestructurar sus sistemas de energía.

Proyectos como en Ghana muestran cómo el Banco empuja a los países en la dirección opuesta: promovió el desarrollo de la extracción de gas Offshore de Sankofa con garantías de crédito y préstamos por 935 millones, lo que también permite el desarrollo de campos petrolíferos asociados.

Ute Koczy, experto en el Banco Mundial en Urgewald, señala que “el reciente huracán en el sudeste de África deja absolutamente claro que la crisis climática es ante todo una crisis para los más pobres. El Banco Mundial debe salir inmediatamente del carbón, el petróleo y el gas si no es dañar su noble objetivo de luchar contra la pobreza “.

Y exige que “el Banco Mundial debería abogar por un impuesto de carbono aguas arriba para la exploración y extracción de fósiles que reduzca efectivamente el uso de combustibles fósiles. La promoción de sistemas de energía renovable descentralizados debe estar en el centro de su estrategia energética”.

Koczy hace un llamamiento a los estados miembros del Banco Mundial. “En la reunión de primavera, los accionistas influyentes como Alemania deben exigir un cambio de rumbo al Banco Mundial. Hasta ahora, la administración del Banco Mundial no ha actuado de manera sistemática por el clima”.