El Gobierno ya ha enviado las cartas con la concesión del bono térmico al 20% de los beneficiarios

El Ministerio para la Transición Ecológica ha enviado ya 330.500 cartas comunicando la concesión del bono social térmico, aproximadamente un 20 % del total de los 1.091.455 que tendrán derecho a percibir el mismo, todos los cuales podrán comenzar a percibirlo a primeros de junio.

Fuentes de ese departamento han indicado a Efe este lunes que la cifra de 1.091.455 beneficiarios se corresponde con la de los que tenían resuelto favorablemente la concesión del bono social eléctrico a 31 de diciembre de 2018.

El pago del bono térmico, una ayuda que oscila entre un mínimo de 25 euros y 123,94 euros, que se recibe en un sólo pago y que está destinada a ayudar al pago de los gastos de calefacción y agua caliente, corre con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE,) a través de los cuales se destinarán 80 millones de euros, incluidos gastos de gestión, para el pago del bono social térmico.

La cuantía de la ayuda concedida está en función de dos criterios, la zona climática donde se ubica la vivienda y el grado de vulnerabilidad del beneficiario.

Los alrededor de 40.000 municipios que hay en España se distribuyen en seis zonas climáticas, fijadas de acuerdo al Código Técnico de la Edificación, y los grados de vulnerabilidad van desde el simplemente considerado vulnerable en función de la renta y el número de miembros de la unidad familiar y situación, al vulnerable severo y a personas en riesgo de exclusión social.

Actualmente se han enviado ya un 20 % de las 1.091.455 cartas remitidas por el secretario de Estado de Energía y en las que se comunica al receptor que ha sido considerado beneficiario del bono social térmico, la cuantía que le corresponde y la posibilidad de renunciar a esa ayuda.

Esta última posibilidad se establece porque hay beneficiarios a los que la percepción de esa cantidad les puede elevar su nivel de renta y limitarles para la petición de otras ayudas.

El plazo para comunicar la renuncia es de veinticinco días, algo que el beneficiario que lo desee puede hacer a través de la web www.bonotermico.gob.es o poniéndose en contacto con el Ministerio para la Transición Ecológica.

Este departamento está enviando unas 50.000 cartas diarias para comunicar que se es beneficiario del bono térmico desde la semana del 8 de abril y espera tener finalizado el proceso en la segunda semana de mayo.

Si el beneficiario no recoge la carta en un primer envío, se le hará un segundo y si tampoco en este caso se encuentra en el domicilio, se publicará que tiene la condición de beneficiario en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Los pagos del bono social térmico podrían iniciarse en los primeros días de junio, hacía el día 6.

El ingreso de la cantidad concedida se efectuará en la cuenta donde el beneficiario tenga domiciliado el recibo de la luz y en caso de que no esté domiciliado, en la cuenta bancaria que desee.

El Gobierno ya ha enviado las cartas con la concesión del bono térmico al 20% de los beneficiarios

El Ministerio para la Transición Ecológica ha enviado ya 330.500 cartas comunicando la concesión del bono social térmico, aproximadamente un 20 % del total de los 1.091.455 que tendrán derecho a percibir el mismo, todos los cuales podrán comenzar a percibirlo a primeros de junio.

Fuentes de ese departamento han indicado a Efe este lunes que la cifra de 1.091.455 beneficiarios se corresponde con la de los que tenían resuelto favorablemente la concesión del bono social eléctrico a 31 de diciembre de 2018.

El pago del bono térmico, una ayuda que oscila entre un mínimo de 25 euros y 123,94 euros, que se recibe en un sólo pago y que está destinada a ayudar al pago de los gastos de calefacción y agua caliente, corre con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE,) a través de los cuales se destinarán 80 millones de euros, incluidos gastos de gestión, para el pago del bono social térmico.

La cuantía de la ayuda concedida está en función de dos criterios, la zona climática donde se ubica la vivienda y el grado de vulnerabilidad del beneficiario.

Los alrededor de 40.000 municipios que hay en España se distribuyen en seis zonas climáticas, fijadas de acuerdo al Código Técnico de la Edificación, y los grados de vulnerabilidad van desde el simplemente considerado vulnerable en función de la renta y el número de miembros de la unidad familiar y situación, al vulnerable severo y a personas en riesgo de exclusión social.

Actualmente se han enviado ya un 20 % de las 1.091.455 cartas remitidas por el secretario de Estado de Energía y en las que se comunica al receptor que ha sido considerado beneficiario del bono social térmico, la cuantía que le corresponde y la posibilidad de renunciar a esa ayuda.

Esta última posibilidad se establece porque hay beneficiarios a los que la percepción de esa cantidad les puede elevar su nivel de renta y limitarles para la petición de otras ayudas.

El plazo para comunicar la renuncia es de veinticinco días, algo que el beneficiario que lo desee puede hacer a través de la web www.bonotermico.gob.es o poniéndose en contacto con el Ministerio para la Transición Ecológica.

Este departamento está enviando unas 50.000 cartas diarias para comunicar que se es beneficiario del bono térmico desde la semana del 8 de abril y espera tener finalizado el proceso en la segunda semana de mayo.

Si el beneficiario no recoge la carta en un primer envío, se le hará un segundo y si tampoco en este caso se encuentra en el domicilio, se publicará que tiene la condición de beneficiario en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Los pagos del bono social térmico podrían iniciarse en los primeros días de junio, hacía el día 6.

El ingreso de la cantidad concedida se efectuará en la cuenta donde el beneficiario tenga domiciliado el recibo de la luz y en caso de que no esté domiciliado, en la cuenta bancaria que desee.