El PP quiere eliminar el impuesto del 7% y utilizar los ingresos de CO2 para abaratar el recibo de la luz

El PP propone la eliminación de los impuestos de generación eléctrica para abaratar el recibo de la luz, así como la utilización de los ingresos adicionales derivados del aumento de los derechos de emisión de CO2 en los mercados europeos para modular la fiscalidad de la energía, “rebajando así en cada momento del tiempo la factura energética de la industria”, según consta en el programa electoral con el que concurre la formación a las elecciones generales del próximo 28 de abril.

En concreto, la formación liderada por Pablo Casado recoge como una de sus medidas en materia de energía y cambio climático esa eliminación de los impuestos de generación eléctrica, así como el impulsó de políticas que reduzcan el precio de la luz de los hogares y empresas.

Este mes de abril llegó a su fin la suspensión temporal de seis meses del impuesto del 7% a la generación eléctrica, adoptada en octubre dentro de las medidas de choque que se aprobaron para contrarrestar la subida del precio de la luz que se experimentó después del verano pasado.

Sin embargo, el Ejecutivo decidió no prolongar esta suspensión al creer que podía ser considerado “una medida electoralista” y afirmó que no tenía tiempo de abordar la reforma fiscal de la energía de mayor calado que considera necesaria.

Creado por el PP en 2012

El impuesto del 7% a la generación eléctrica fue un tributo creado por el propio PP en el año 2012, con el fin de atajar el déficit de tarifa, que en aquellos años llegó a generar una deuda del sistema por encima de los 20.000 millones de euros.

Este impuesto a la generación recibió batalla legal en los tribunales por parte de las eléctricas, aunque finalmente fue avalado por el Tribunal Constitucional.

Respaldo a la industria

En lo que respecta a rebajar la factura energética de la industria, señala que utilizará los ingresos adicionales que se deriven del aumento de los derechos de emisión de CO2 en los mercados europeos “para modular la fiscalidad de la energía”.

Además, quiere potenciar los mecanismos de ayuda a la industria para compensar los efectos de las políticas medioambientales y energéticas que ya contempla la normativa europea y trabajar “activamente en Europa para que se revisen y adapten mejor a la realidad española”.

Además, el PP defiende en su programa un ‘mix’ energético que permita cumplir los objetivos de seguridad de suministro, cambio climático y precio de la energía, aprovechando “al máximo” las opciones renovables que ya son competitivas, “pero sin renunciar a otras tecnologías que aún son útiles”.

Para ello, afirma que promoverá la aprobación de un Pacto de Estado para establecer “un ‘mix’ energético estable a 40 años que dé certidumbre al sector y al consumidor”.

Asimismo, el PP defiende impulsar una reducción de emisiones que cumpla los objetivos comprometidos por España para 2030, “teniendo en cuenta las circunstancias económicas, industriales y de aislamiento energético de España.

Además, la formación, que pretende también reforzar la protección del bono social para que mejore la protección de los consumidores más vulnerables, aboga por trabajar con los países europeos para dotar a España de las infraestructuras de conexión que permitan acceder en condiciones “de igualdad a los mercados europeos, facilitando así una energía asequible y competitiva”.

Entre otras de las medidas en materia energética recogidas por el PP, está la de reforzar las funciones de vigilancia de la competencia de los mercados energéticos correspondientes a los organismos independientes y la Administración General del Estado.