Las baterías de coches eléctricos, “un gran reto” para la patronal europea de reciclaje de pilas, Eucobat

La gestión de las baterías de los coches eléctricos ante la “magnitud” que alcanzará en los próximos dos años supone “un gran reto” para la patronal europea de reciclaje de pilas, Eucobat, que ha anunciado en Sevilla donde se ha celebrado la Asamblea General que celebrará un congreso específico en Noruega, el próximo mes de junio, para analizar la situación.

Precisamente, Noruega es el país con mayor número de vehículos eléctricos y, de hecho, uno de cada tres coches vendidos en el país nórdico en 2018 era eléctrico.

La Fundación Ecopilas ha organizado la asamblea general de Eucobat en Sevilla, donde han participado los representantes de sistemas colectivos de baterías y pilas de 16 países europeos.

En el encuentro se han analizado las nuevas políticas ambientales de la Unión Europea o la revisión de la Directiva de pilas y baterías que ya se ha puesto en marcha; así como la aplicación de la normativa del Acuerdo Internacional de Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera (ADR) al transporte de estos residuos o la revisión de las instrucciones de seguridad que se deben facilitar a los puntos de recogida.

Estos asuntos, según explica Ecopilas, que es miembro de Eucobat, están relacionados con el aumento de baterías de Li- ion en el flujo de los residuos recogidos. Según datos de Ecopilas, entre 2010 y 2017 el este flujo ha aumentado un 137 por ciento, por la proliferación del uso de este tipo de baterías en nuevos dispositivos.

A este respecto, Eucobat sostiene la necesidad de establecer un nuevo criterio de cálculo basado en las baterías disponibles para su recogida y no en la media de las comercializadas en los tres años anteriores, tal como establece la Directiva actual. Un reciente estudio de Eucobat en toda Europa indica que la vida media útil de este tipo de productos ya alcanza los 5,2 años.

En el congreso de Noruega en junio la patronal abordará de manera específica este tipo de residuo y analizará aspectos como la financiación de su gestión, la seguridad en el transporte o la preparación para su reutilización o su reciclado.

El presidente de Ecopilas, José Pérez, considera que los objetivos de reciclaje deben ser “realistas, medibles y basados en la recuperación de materiales valiosos y no solo en la masa recuperada”.

Además, opina que estos objetivos deben garantizar el reciclaje de materiales peligrosos o valiosos en el mayor grado que sea técnicamente posible y evitando costes “excesivos”.

En la actualidad, los sistemas colectivos adheridos a Eucobat representan a 17.000 productores e importadores de pilas y baterías y dispone de una red de 400.000 puntos de recogida desplegados en toda Europa.

En España, Ecopilas retiró en 2017 un total de 3.033 toneladas de pilas y baterías, que equivale al 41 por ciento de todas las comercializadas en España, que se sitúa como el sexto país entre los 16 miembros de Eucobat en ratio de recogida y sólo por detrás de Bélgica, Rumanía, Holanda, Alemania y Dinamarca.