40.000 millones de euros, la factura de eliminar el carbón en Alemania para 2038

El Gobierno alemán ha adoptado sus planes para proporcionar 40.000 millones de euros de apoyo financiero a los estados federales que experimentan los cambios estructurales necesarios para que Alemania logre su eliminación del carbón planificada para 2038.

De acuerdo con los planes del gobierno alemán, detallados en un documento, el gobierno apunta a desarrollar las áreas mineras existentes en Alemania Oriental, así como la región del Rin, “en las regiones energéticas del futuro”, según cuenta la agencia china Xinhua.

Se proporcionará apoyo a los “sitios particularmente afectados” de las centrales eléctricas de carbón duro (Hard Coal), así como a la antigua zona minera de lignito de Helmstedt en Baja Sajonia, según el gobierno alemán.

“Mantenemos nuestra promesa. La salida del carbón debe convertirse en una oportunidad para las regiones afectadas”, dijo el ministro alemán de Economía y Energía, Peter Altmaier, quien presentó las piedras angulares.

El gabinete de Angela Merkel “está garantizando la claridad en las regiones afectadas y creando perspectivas a largo plazo con empleos sostenibles para la población local”, dijo Altmaier.

“Estamos estableciendo el curso para que los distritos se conviertan en regiones energéticas y económicas modernas. Ahora es cuestión de llenar este concepto con vida junto con los estados federales, los municipios y la población local”, enfatizó el ministro de economía alemán.

Los primeros ministros de los estados federales alemanes afectados acogieron con satisfacción el documento adoptado por el gabinete alemán en una declaración conjunta.

“El Gobierno federal reconoce su responsabilidad por las perspectivas futuras de aquellas regiones que harán importantes contribuciones al logro de los objetivos climáticos nacionales y al progreso hacia la transformación del sistema energético”, dijeron los ministros federales alemanes.

Se había establecido un “requisito previo central” que permitiría a las regiones afectadas por la retirada del carbón “desarrollar perspectivas sostenibles de crecimiento y empleo”, según la declaración de los primeros ministros federales alemanes.

Una evaluación positiva también vino del Instituto de Investigación Económica (Ifo).

La mayoría de los proyectos de infraestructura fueron sensatos, al igual que el establecimiento de instalaciones de investigación en las regiones de lignito “porque esto contribuye al éxito del cambio estructural”, dijo el investigador de Ifo, Joachim Ragnitz.

No obstante, “sería deseable concentrar las medidas aún más en las áreas de lignito en el sentido más estricto que en gran parte de las regiones seleccionadas, no habrá ningún efecto negativo en absoluto de la eliminación gradual del carbón”, agregó Ragnitz.

Según el documento de asuntos clave del gobierno alemán, se estaba planificando una “ley de inversión para las regiones del carbón” que proporcionaría 14.000 millones de euros a los estados federales afectados.

Con otros 26.000 millones de euros, el gobierno alemán propuso implementar sus propios proyectos, por ejemplo, en investigación y transporte.

Para que comience un rápido cambio estructural, se planificó un “programa inmediato” que sería apoyado por el gobierno alemán a través de una financiación de hasta 240 millones de euros.

El Ejecutivo de Merkel presentará un proyecto de ley que implementará las recomendaciones de política energética de la comisión del carbón en la segunda mitad de 2019.

También se propondría una “asignación de ajuste para trabajadores de más edad” en la industria de lignito de Alemania, según el documento.

Alrededor de un tercio de la electricidad de Alemania todavía se genera a partir de centrales eléctricas de carbón y, a finales de enero, una comisión gubernamental acordó que Alemania debería eliminar el carbón para 2038 a más tardar.