Arabia Saudí quiere presentar batalla a EEUU y liderar el mercado internacional del gas de esquisto

El mayor exportador de petróleo del mundo, Saudi Aramco, está incrementando los esfuerzos para desarrollar gas natural con planes para aumentar hasta 15 veces su producción de combustibles no convencionales mediante el proceso del fracking.

La petrolera saudí, la mayor del mundo por producción y rentabilidad, se está posicionando en el mercado del gas esquisto construyendo instalaciones para aprovechar las potencialidades  que existen en la región oriental del reino del país, rica en petróleo, y está haciendo “un gran progreso” hacia este objetivo, según ha anunciado el presidente ejecutivo Amin Nasser.

Los planes incluyen una planta para desalinizar el agua de mar que Aramco puede luego inyectar bajo tierra para realizar el fracking para el gas.

“Queremos que nuestro gas no convencional alcance dentro de los próximos 10 años hasta 3.000 millones de pies cúbicos estándar por día de ventas de gas”, ha añadido. Aramco produce actualmente más de 190 millones de pies cúbicos de gas no convencional por día, todo en el remoto norte.

Conocida oficialmente como Saudi Arabian Oil Co., la compañía estatal está expandiendo su búsqueda de gas como una opción posible para exportar y así ayudar a reducir la dependencia de la nación en la venta del crudo. Arabia Saudita también quiere usar ese gas en el interior del país como combustible para sus centrales eléctricas y como materia prima para la producción de petroquímicos, una industria de alta prioridad para el gobierno en su estrategia para diversificar la economía.

La instalación de la planta de tratamiento de agua para su posterior uso en el fracking se encuentra en la fase de planificación y diseño y podría estar operativa en cuatro o cinco años, ha asegurado Mohammed Al Qahtani, vicepresidente senior de Aramco.

Aramco planea duplicar su producción total de gas a 23.000 millones de pies cúbicos por día durante la próxima década, ha puntualizado Nasser, esbozando las ambiciones del reino en una conferencia en Riyadh, “por primera vez en la historia, estaremos exportando gas ya sea por tubería o como GNL”, ha añadido Nasser, “para el mercado del gas, queremos ser un jugador importante”.

“Tenemos recursos de gas no convencional para ser líderes mundiales que además se complementan con nuestros grandes recursos convencionales, por ello y debido a que una proporción significativa de este gas no convencional es rico en líquidos y en etano, su producción jugará un papel importante en el crecimiento del sector químico del Reino saudí”, ha concluido Nasser.

Inversores en EEUU en producir gas de esquisto

Y mientras desarrollan su propia producción, como Aramco no quiere poner todos los huevos en las misma cesta, invierte en proyectos de extracción mediante la técnica de fracking en EEUU. El reino saudí quiere apoyar las inversiones de la compañía energética texana Tellurian para su terminal de GNL para exportación de Driftwood en Louisiana y de Sempra Energy en su instalación de GNL de Port Arthur, también en Texas.

En su carrera por hacerle sombra a las compañías estadounidenses en gas de esquisto en enero pasado la empresa petrolera anunció que estaba buscando gastar miles de millones de dólares estadounidenses en adquisiciones de gas natural en los Estados Unidos como parte de su estrategia para impulsar su negocio de gas y convertirse en un actor global del gas natural.