El Gobierno aprueba la línea eléctrica más esperada por los andaluces que dará salida a más de 3 GW de renovables

El Gobierno ha aprobado la línea eléctrica aérea a 400 kV, doble circuito, Baza-Caparacena, en la provincia de Granada. Se trata de uno de los grandes proyectos de la red de transporte de Red Eléctrica incluida en la Planificación Energética 2015-2020 y que era esperada por Andalucía como agua de mayo para dar salida a diversos proyectos de renovables.

La línea aérea de 400kV de doble circuito se construirá entre las localidades de Baza y Atarfe que tendrá una longitud aproximada de 122 kilómetros con origen en la subestación de Baza y final en la de Caparena, pasando por una quincena de términos municipales de las provincias de Granada y Jaén.

Este proyecto tendrá ahora que pasar todos los trámites administrativos para poder construirse en un tiempo récord, le esperan nada más y nada menos que más de 3.000 MW de energías renovables, que se quieren conectar al nudo de Baza, en concreto 512 MW de proyectos eólicos y 2.350 MW fotovoltaicos.

La empresa que se vería más favorecida sería Capital Energy que quiere instalar varios parques eólicos en la zona, según explica Jaume Morrón en su blog.

Además, Endesa pretende construir la central hidráulica de bombeo de Jabalcón (550 MW) que también evacuaría a través de esta línea.

Este proyecto  tendrá un coste final de 160 millones. Se ejecutará en dos fases, siendo la primera -la línea Caparacena-Baza a 400 kV- la que se acaba de aprobar, y la nueva subestación de Baza. El coste de esta fase se estima en 69 millones de euros, a cargo de la planificación eléctrica del periodo 2015-2020.

La continuación de la infraestructura -la línea Baza-La Ribina 400 kV- supondrá una inversión de 83 millones de euros más 8 millones de euros para la nueva subestación de La Ribina. Esta segunda fase, aún pendiente de autorización tiene previsto iniciar los trabajos a partir de 2020.

Este proyecto ha sido en los últimos años una de las grandes demandas que ha hecho el Gobierno andaluz en materia energética.

Ahora el siguiente paso es que el Gobierno le dé al proyecto la declaración de utilidad pública para así acelerar la construcción de la línea.