España acoge el IV Foro Mundial Antinuclear con la cooperación como objetivo

El Foro Social Mundial Antinuclear celebra en España su cuarta edición, con la participación de una treintena de ponentes de diversos países y el objetivo de “cooperar” entre ellos y “lograr una desnuclearización completa”.

Durante la presentación de la jornada, celebrada esta mañana en Madrid, los participantes procedentes de Portugal, Brasil, Francia, Turquía, México y España, han destacado la “necesidad de una cooperación internacional entre países de una misma región”.

La cooperación entre Estados “es la única garantía de alcanzar la desnuclearización completa”, ya que según han explicado integrantes del foro, “la mera existencia de un solo país con este tipo de centrales deja abierta la posibilidad de otra catástrofe nuclear”.

El Movimiento Ibérico Antinuclear, que aúna a plataformas antinucleares, productoras de energías renovables, partidos políticos y movimientos ecologistas, es el organizador de este evento en España, que empezó hoy y termina el próximo domingo 2 de junio, tras recoger el testigo durante la edición de París en 2017.

Los representantes españoles, Ecologistas en Acción y Greenpeace, han planteado propuestas sobre la prohibición por ley de la minería de uranio, el funcionamiento comercial de los reactores nucleares y la implantación de un nuevo Plan de Gestión de los Residuos Radiactivos que “asegure la justicia ecosocial intergeneracional”.

“Toda industria debe ser capaz de sufragar la gestión de los residuos que produce, además de evitar que la población y el medio ambiente se vean expuestos a graves riesgos”, ha concluido Raquel Montón, responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace.

En este sentido, el responsable de energía y cambio climático de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz, ha advertido de que “el acuerdo pactado con las eléctricas significa mantener el peligro nuclear de las viejas centrales durante 15 años más”.

España tiene actualmente siete reactores en funcionamiento y tres en distintas fases en proceso de desmantelamiento, según ha explicado Montón, que ha añadido que “en los próximos ocho años todas superarán su vida de diseño, es decir, sobrepasarán los 40 años”.

Estas organizaciones ecologistas concluyeron que ven “oportunidades de empleo y desarrollo económico” en el cierre definitivo de las nucleares, al tiempo que “puede favorecer el empleo sostenible en el ámbito local”.