Ford pide apoyo al Gobierno para la transformación de las plantas españolas

El presidente de Ford España, Jesús Alonso, ha pedido al nuevo Gobierno que apoye al sector de la automoción ante los retos que enfrenta, a través de una fiscalidad “moderna” más enfocada en el uso del vehículo que en la propiedad, así como para la transformación de las factorías españolas.

En una entrevista concedida a Europa Press, Alonso ha reclamado también ayudas que incentiven la renovación del parque automovilístico, que, con casi 13 años de antigüedad, es uno de los más antiguos de Europa.

“La necesidad de un Gobierno estable es crucial para la economía, ya que es lo que genera confianza en la población y reactiva el consumo”, ha subrayado el máximo responsable en España de la compañía del óvalo.

3.000 millones en Almussafes

Alonso ha destacado que la planta del fabricante norteamericano en Almussafes (Valencia) es una de las más “flexibles” de la compañía. Ford ha invertido alrededor de 3.000 millones de euros en la factoría valenciana desde 2011, incluidos más de 750 millones para la producción de la próxima generación del Kuga.

“Queda claro que la planta de Valencia es una parte fundamental de nuestra huella de fabricación de vehículos en Europa”, ha resaltado el directivo.

Por otro lado, y en relación al nuevo convenio colectivo de la planta (hasta diciembre de 2021), Alonso ha explicado que el mandato de la comisión negociadora era adecuar el acuerdo a los cambios legislativos y jurisprudenciales que se han producido entre la firma del Acuerdo de Competitividad y la del convenio.

Algunos sindicatos denuncian cambios en el texto respecto a los acuerdos alcanzados en un principio, pero el presidente de Ford España ha considerado que se ajusta “absolutamente” a lo acordado, “como demuestra el hecho de que el comité de empresa haya refrendado por mayoría absoluta el texto del convenio”.

El Gobierno valenciano ha concedido 9 millones de euros a Ford para proyectos de I+D+i y eficiencia energética y Alonso ha explicado que irán destinados, en gran medida, a apoyar el lanzamiento del nuevo Kuga, que será “uno de los vehículos más electrificados” de la firma estadounidense.

“También se destinarán a otras mejoras tecnológicas vinculadas a vehículos y motores ya en fabricación en la planta valenciana. El objetivo de todos es que continúe siendo un referente en eficiencia, competitividad y sostenibilidad”, ha detallado.

Alonso ha explicado que la electrificación puede generar, como en toda transformación industrial, un cambio en las necesidades de mano de obra. “Aún no estamos en condiciones de cuantificar el impacto”, ha matizado.

Mercado

Por otro lado, el presidente de Ford España no se ha aventurado a hacer una previsión de ventas de la compañía para este año en el mercado nacional, debido a todas las incertidumbres que rodean al sector del automóvil.

“Las incertidumbres sobre normativas aplicables a los motores de combustión, en general, y el diésel, en particular, han generado desconfianza y están retrasando la decisión de compra de muchos usuarios. Las ventas a particulares han caído desde los últimos meses de 2018 y todo lo que llevamos del 2019”, ha apuntado.

En este sentido, el directivo ha señalado que la rentabilidad de la red de concesionarios también se verá afectada. No obstante, ha asegurado que desde la marca trabajan con los concesionarios para tomar las medidas adecuadas para que estos últimos mantengan la “buena tendencia” de los últimos ejercicios.