Galán, Entrecanales y una cincuentena de CEOs piden alcanzar la neutralidad de carbono en la UE para 2050

En vísperas de la Cumbre del Futuro de Europa, CEOs de más de 50 empresas, inversores y redes empresariales, incluyendo Acciona, Iberdrola, Unilever, y IKEA, piden a la UE aprobar una estrategia de descarbonización a largo plazo para alcanzar la neutralidad climática en 2050.

En una carta abierta, las principales empresas, inversores y empresas europeas instan a los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE a situar el cambio climático en el primer lugar de la agenda de la UE, con el fin de proporcionar a las empresas la confianza necesaria para invertir en industrias sostenibles, netas y sin emisiones de CO2 en el futuro y cumplir con sus previsiones económicas positivas para una transición climáticamente neutra.

“Todos en la sociedad tienen la obligación moral de ayudar a combatir el cambio climático, y los gobiernos y las empresas deben predicar con el ejemplo. Las palabras deben convertirse en hechos. Hemos estado invirtiendo en un futuro bajo en carbono durante décadas, y tenemos un camino claramente definido hacia la reducción de las emisiones de carbono, con el objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono en 2050. Las políticas ambiciosas animarán a otros a establecer sus propios caminos, y estamos dispuestos a ayudar”, asegura Ignacio Galán, presidente ejecutivo de Iberdrola.

Los firmantes proceden de empresas de todo el mundo, de todos los sectores industriales, incluyendo los sectores de automoción, energía, comercio minorista, productos químicos, acero, ingeniería, seguros, agricultura y alimentación, que representan a más de 1,5 millones de empleados de toda Europa, incluidos el Reino Unido, Francia, Alemania, Portugal, los Países Bajos, Finlandia, Suecia, España y Dinamarca. Las redes empresariales y de inversión que apoyan esta iniciativa reúnen a más de 16.000 empresas climáticamente progresistas.

“Cada año más de nosotros estamos estableciendo objetivos basados en la ciencia para las emisiones de nuestras empresas, estamos comprando energía limpia y suscribiendo compromisos de energía renovable, usando vehículos eléctricos y de baja emisión, convirtiendo la tierra en sumideros de carbono y mejorando la eficiencia energética a través de nuestras operaciones”, dicen los CEOs en su carta abierta.

“Lo hacemos porque vemos la amenaza que el cambio climático representa para nuestras empresas. Los impactos del cambio climático ya están afectando a nuestros resultados finales: degradando la salud y la productividad de los trabajadores, interrumpiendo nuestras operaciones y cadenas de suministro, y dañando los activos… Los próximos cinco años son clave dentro de Europa para asegurar que se establezca el camino correcto para lograr emisiones netas nulas para el año 2050. La adhesión a una estrategia a largo plazo que pueda alcanzar la neutralidad climática a más tardar en 2050 garantizará que la UE cuente con la infraestructura y las innovaciones necesarias para la descarbonización profunda. Asegurará la ventaja competitiva de Europa en la emergente economía limpia mundial”.

La Cumbre de Sibiu es el punto culminante y final de un proceso de debate de casi dos años de duración sobre el futuro de Europa y cómo debería ser la UE. Se espera que el cambio climático sea un tema central tanto en la cumbre de Sibiu como durante la campaña para las elecciones europeas del 23 al 26 de mayo, ya que todos los sectores de la sociedad -empresas e inversores, jóvenes, ciudades y sociedad civil- exigen cada vez más una acción climática más enérgica.