IHS Markit espera 4,3 GW de nueva capacidad de almacenamiento de energía en 2019

La energía solar a gran escala, el aumento de las energías renovables en China y los nuevos incentivos residenciales darán un buen impulso a un mercado internacional de almacenamiento de energía cada vez más en alza, según las nuevas cifras de IHS Markit, que vaticinan que se implementarán 4,3 GW de baterías conectadas a la red en todo el mundo. Y 10,6 GW para 2025.

Los analistas de IHS pronostican que el mercado de equipos de almacenamiento de energía conectado a la red aumentará en el proceso a 8.400 millones de dólares a mediados de la próxima década, desde los 3.700 millones alcanzados en 2018, con una tasa de crecimiento anual del 12%.

“En 2018 se estableció un récord de nueva capacidad de almacenamiento de energía en baterías conectado a la red”, declaró IHS. “Las instalaciones mundiales casi se duplicaron, especialmente debido al crecimiento en Corea del Sur en la primera mitad del año.

“Para 2019, IHS Markit ya había observado una aceleración significativa en la actividad del mercado impulsada por importantes desarrollos normativos y de políticas, así como por la diversificación de las principales aplicaciones y la actividad geográfica”.

IHS Markit espera que la demanda de plantas de almacenamiento con energía solar en EEUU, iniciada por el crédito fiscal a la inversión (ITC), y la cobertura de capacidad máxima para este año lleve al país a superar al actual líder del mercado, Corea del Sur. Estos dos mercados, junto con China y el Reino Unido, según sus cálculos, representaron más del 60% del total de instalaciones en 2018.

IHS señala que prevé que las ayudas mediante tarifas de alimentación, que han impulsado el crecimiento del almacenamiento de energía residencial en Japón y Australia, se acaben.

“Históricamente, los países estaban dominados por proyectos a gran escala, como es el caso de EEUU, o de instalaciones residenciales detrás del contador, como en Japón o Alemania. Sin embargo, IHS Markit predice que la evolución de los dos segmentos irá más pareja a partir de ahora. “Las instalaciones enfrente del contador podrían representar más del 50% de las adiciones anuales durante el período de pronóstico”.

Los precios de las baterías de ion-litio (Li-ion) que han caído un 35% desde mediados de 2018, según BNEF, generaron un exceso de demanda el año pasado, pero IHS Markit señala que  “la presión sobre los precios de las baterías de li-ion se ha suavizado a principios de 2019, ya que los precios del cobalto han disminuido, la nueva capacidad de producción se ha conectadpo a la red y un cambio continuo hacia el fosfato de litio (LFP) ha influido en el precio promedio mundial”, señala el informe.

“El suministro, especialmente en Europa, sigue siendo limitado, ya que la demanda total de baterías de ion-litio continúa acelerándose en los mercados estacionarios y de EV. “Li-ion es la tecnología más rentable, pero a medida que las aplicaciones de larga duración son cada vez más valiosas, las tecnologías alternativas serán más competitivas”, dijo IHS Markit.