Irán advierte del uso político del petróleo por parte de EEUU que puede llevar al colapso de la OPEP

El ministro iraní de Petróleo, Biyan Zangané, advirtió del “uso político” del crudo que están haciendo Estados Unidos (EEUU) y sus aliados, y que puede llevar al “colapso” de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

“Esos países con el camino que han tomado y con el uso político del petróleo están provocado división en la OPEP y su colapso”, dijo el ministro en un discurso en la inauguración de la Feria Internacional de Petróleo y Gas de Teherán.

Zangané, cuyo país es miembro de la OPEP, denunció que “EEUU y sus aliados creen que pueden manejar el mercado petrolero, pero no es así, la ruptura del mercado no se conforma con comentarios prometedores”.

EEUU ha decidido no renovar las exenciones a la compra de petróleo iraní otorgadas a ocho países que concluyen mañana, y ha asegurado que el mercado petrolero será abastecido por la producción de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

En este sentido, Zangané subrayó que estos dos países árabes “exageran sus reservas y producción de petróleo” y no pueden reemplazar en el mercado al crudo iraní.

“Reducir a cero la exportación de petróleo iraní es el deseo de EEUU, pero es una fantasía”, según el ministro, quien advirtió de que aquellos que usan el crudo como herramienta política deben “aceptar sus consecuencias”.

En su opinión, la industria del petróleo se encuentra en la diana de los ataques de EEUU, por lo que instó a la unidad para superar “esta grave situación”.

Los mercados están pendientes de cómo reacciona la OPEP ante la exigencia de EEUU de que aumente su producción para suplir la esperada caída de las exportaciones iraníes.

El anuncio del fin de las exenciones el pasado 22 de abril causó seis jornadas consecutivas de aumento de la cotización del barril de la OPEP que, no obstante, se ha depreciado en los últimos días.

Las exportaciones petroleras de Irán cayeron por debajo del millón de barriles diarios antes de la entrada en vigor de las sanciones en noviembre pasado, frente a los 2,5 millones de meses anteriores, pero esta cifra mejoró debido a las exenciones que ahora llegan a su fin.

Pese a todo, las autoridades iraníes han asegurado que tienen diferentes vías para sortear las sanciones y seguir exportando petróleo, cuyos ingresos son vitales para la economía del país.

“Superaremos todos los problemas y venderemos nuestro petróleo para satisfacer nuestras propias necesidades”, remarcó hoy el presidente iraní, Hasan Rohaní.

EEUU impuso sanciones al sector energético iraní en noviembre del año pasado, tras retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Teherán y seis grandes potencias.