Japón pone en marcha la primera nueva planta de energía geotérmica en 23 años

La planta de energía geotérmica Wasabizawa de 46MW de Japón comenzó a operar comercialmente esta semana, siendo la primera nueva central de energía geotérmica a gran escala del país en 23 años.

Ubicada en la ciudad de Yuzawa, en la prefectura japonesa de Akita, la planta de energía geotérmica Wasabizawa es un proyecto conjunto entre Electric Power Development (más conocido como J-Power), Mitsubishi Materials Corporation y Mitsubishi Gas Chemical Company.

El proyecto ha estado en construcción desde mayo de 2015 y cuenta con el respaldo de la Corporación Nacional de Petróleo, Gas y Metales de Japón, que otorgó deuda garantizada para la financiación del desarrollo de recursos geotérmicos.

Y si bien es el generador geotérmico más nuevo de Japón, solo es la séptima planta de este tipo en un país que cuenta con la energía geotérmica como uno de sus recursos de energía renovable más atractivos.

La Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) en julio de 2018 publicó cifras que sugerían que las reservas geotérmicas de Japón equivalían a 23 GW, la tercera más grande del mundo.

Japón se ha visto obligado a hacer un cambio brusco en energías renovables , desde el desastre del terremoto y tsunami de 2011 que provocó un colapso en la ruinosa central de Fukushima Daiichi de Tepco, y el consiguiente cierre de todas las 48 centrales nucleares de Japón.

El año pasado, el presidente de Tepco, Tomoaki Kobayakawa, dijo a la Nikkei Asian Review que la compañía planea invertir decenas de miles de millones de dólares en entre 6 y 7 GW de proyectos de energía renovable tanto en Japón como en el extranjero, incluida la energía eólica e hidroeléctrica.

La energía geotérmica no es nueva en Japón, y de hecho es anterior a muchas otras fuentes de energía renovable, ya que la primera planta geotérmica del país fue inaugurada en 1924 en Beppu, en la isla de Kyushu, en el sur de Japón. La planta geotérmica de Beppu no solo proporcionaba energía, sino que también se usaba para calentar las casas y cocinar alimentos en los restaurantes.

Sin embargo, no fue hasta 1952 que se inauguró la primera planta de energía geotérmica comercial de Japón, la planta de energía geotérmica Matsukawa, que comenzó su vida como una planta de energía de 9.5 MW, lo que representa aproximadamente el 40% de su producción actual.

Japón no solo alberga importantes reservas geotérmicas (aunque carece de proyectos activos, ya que la geotermia proporciona solo el 0,2% de la electricidad de Japón), sino que también alberga al proveedor más grande del mundo de turbinas geotérmicas, Toshiba, así como a sus competidores Mitsubishi y Fuji.

Japón también es uno de los mayores desarrolladores mundiales de proyectos geotérmicos fuera del país, con proyectos recientemente finalizados en Indonesia y Kenia.