La lucha de Europa Central para mantenerse al día en la transición a la movilidad eléctrica

La penetración de los vehículos eléctricos en los países de Europa Central es muy inferior a la de la media de la Unión Europea (UE), pero los países de esta zona no quieren quedarse atrás en esta tendencia mundial, y se preparan incluso para la producción de baterías.

Cuando se supo que Volkswagen eliminaría 3.000 de los 15.000 puestos de trabajo en Eslovaquia en 2019, el país se sorprendió. La industria automotriz representa el 12% del PIB eslovaco y el 44% de la producción industrial. VW ha sido, hasta ahora, el mayor empleador privado de Eslovaquia. Basada en empresas multinacionales que ensamblan principalmente automóviles con motores de combustión, la industria automotriz es la columna vertebral de la economía de Eslovaquia.

VW dijo que la reducción de empleos se debe a la reducción en la producción de varios modelos. Pero la compañía no dio razones claras y se refirió a la estrategia corporativa aprobada en su sede.

Cuando el primer ministro eslovaco, Peter Pellegrini, viajó a Wolfsburg en marzo para presionar por los empleos eslovacos, solo regresó con vagas promesas. La semana pasada, el gobierno aprobó una nueva estrategia, pagando los servicios a las preocupaciones de la industria sobre la falta de mano de obra calificada, el aumento de los salarios y la poca investigación aplicada. Pero el caso de Eslovaquia no debe considerarse como representante de todo el Grupo de Visegrado.

Por un lado, la penetración de vehículos de bajas emisiones está por debajo del promedio de la UE en los cuatro países (Eslovaquia, República Checa, Polonia y Hungría), lo que contrasta con su dependencia de la industria automotriz. Y, además, el V4 se enfrenta a problemas estructurales similares encarnados por el bajo poder de compra en el lado del consumo y pocas inversiones en investigación en el lado de la producción.

Pero algunos en el Visegrado están progresando. Hungría tiene la mayor proporción de vehículos eléctricos, mientras que los checos fabrican sus propios autos eléctricos y baterías, mientras sueñan con una fábrica de Tesla.

Polonia quiere tener un millón de vehículos eléctricos en sus carreteras para 2025. Si bien el plan puede no ser realista, el país está avanzando gracias a un nuevo modelo de e-car e inversiones internacionales en la producción de baterías.

Si bien los países de Visegrado pueden verse sobrepasados por el ritmo del cambio en la movilidad electrónica, no arrojan la toalla. Según un informe de la ONG Transport & Environment, solo la cuota de mercado del 1,5% de los vehículos eléctricos de Hungría se acerca al promedio de la UE del 2%. En números absolutos, solo unos pocos miles de vehículos en el V4 son recargables, mientras que decenas de millones funcionan con combustión.

Los motivos de la lenta aceptación son el alto precio de compra y la red de carga inadecuada, según los expertos. Hay un factor adicional en los países de Visegrado: el menor poder de compra.

A pesar de las bajas cifras de hoy, los países de Visegrado tienen grandes planes para mañana y están trabajando en esa dirección. A excepción de Polonia, están subsidiando la compra de vehículos eléctricos. Algunos de ellos también tienen la intención de apoyar la acumulación de cargadores a través de fondos nacionales o el Fondo de conexión de Europa financiado por la UE.

En 2016, el viceprimer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, anunció el objetivo de un millón de autos electrónicos para 2025. Como primer ministro, Morawiecki sigue cumpliendo con sus promesas a pesar del lento progreso.

El Plan de Acción Nacional Checo para la Movilidad Limpia espera una cuota de mercado de vehículos eléctricos del 1% para 2020 y del 4% para 2025. Pero Zdeněk Petzl, director ejecutivo de la Asociación de la Industria Automotriz de la República Checa, dijo que los objetivos del país no son realistas.

Después de entregar 5 millones de euros para la compra de automóviles electrónicos en 2016-2018, el gobierno eslovaco ahora promete otros 5 millones de euros en un nuevo plan de acción. También se destinarán 1 millón de euros adicionales a los municipios para la construcción de cargadores. El gobierno quiere ver 35.000 vehículos eléctricos en las carreteras eslovacas para 2030 y 1.500 cargadores públicos disponibles a partir de 2025. Dado que hoy tiene 1.700 coches entre eléctricos e híbridos enchufables y 200 cargadores públicos, el objetivo también parece muy difícil de lograr.

Solo a Hungría le está yendo bien en ese frente: ya hay 1.562 estaciones de carga públicas, según la compañía de gestión de flotas LeasePlan.

De los coches a las baterías

De hecho, aumentar la movilidad eléctrica es a la vez un remedio y una necesidad para Visegrado, dada su dependencia en la producción de automóviles. Los cuatro países cuentan con su sólida industria automotriz como base para cumplir con sus futuros planes electrónicos tanto en la producción de automóviles como de baterías.

La creencia del primer ministro polaco en un millón de autos electrónicos para 2025 supone que su país se convertirá en un productor de automóviles electrónicos.

Aunque el primer proyecto local, el de la furgoneta eléctrica ‘Elvi’ planeada por la empresa Ursus, se cuestiona después de que se retiraron dos socios estratégicos, cuatro compañías energéticas polacas han lanzado un nuevo proyecto dentro de la Iniciativa ‘ElectroMobility Poland’. El modelo de un coche de pasajeros debe ser presentado esta primavera.

Las baterías son un componente crucial de los vehículos eléctricos. Según el nuevo documento del Tribunal de Cuentas Europeo (ECA), representan alrededor del 50% del costo del vehículo. Polonia es consciente de eso. El año pasado, la compañía coreana LG Chem abrió una planta de producción de baterías para autos electrónicos cerca de Wrocław, en la que invirtió 500 millones de euros, emplea a más de 2.000 personas y planea producir 100.000 baterías al año.

Las ambiciones también son altas en la República Checa. Petzl, de la Asociación de la Industria Automotriz Checa, cree que “la República Checa debería aprovechar el potencial de su sector automotriz para ser activa y convertirse en un país de futuro en el área de la movilidad”. Este año, Škoda, una filial checa de VW, planea producir su primer automóvil eléctrico y para 2022 quiere lanzar diez nuevos modelos de automóviles eléctricos.

El país también consideró las inversiones en fábricas de baterías por parte de Tesla y la china Contemporary Amperex Technology Limited, pero las perspectivas para ambas son ahora más sombrías. Sin embargo, los checos tienen su propia compañía de producción de baterías. A finales de 2019, HE3DA, que utiliza la patente de un científico checo, comenzará la producción de baterías de litio en la fábrica de Magna Energy Storage en el noreste de la República Checa.

En Hungría, son principalmente los fabricantes multinacionales de automóviles los que invierten en el sector. Audi ya comenzó a fabricar automóviles eléctricos, mientras que Mercedes-Benz anunció la construcción de su primera fábrica ‘full flex’, que comenzará a fabricar varios modelos, incluidos los eléctricos, en 2020.

En cuanto a la producción de baterías, los líderes de Samsung y SK Innovation están construyendo plantas en Hungría. Pero como lo muestra el país más avanzado de Visegrado, la próxima frontera es la participación de las empresas locales en la transición global.

Soñando con ‘gigafactorías’

A pesar de ser el mayor rezagado entre los cuatro países, Eslovaquia quiere hacerlo mejor. El vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Šefčovič, de nacionalidad eslovaca, escribió en Facebook que “desea mucho que Eslovaquia también tenga una fábrica para la producción de baterías, tan importante para la imparable transición hacia los vehículos eléctricos”.

Según la CEA, la Comisión considera que solo satisfacer la demanda de baterías de la UE supondría alcanzar un valor de 250.000 millones de euros al año para 2025, lo cual requeriría al menos de 10 a 20 instalaciones de producción de celdas de batería a gran escala, o ‘gigafactorías’ , produciendo alrededor de 200 GWh de baterías de ion-litio al año.

Los países de Visegrado están al menos en la carrera ahora, pero todavía resta mucho por hacer.