Los ecologistas piden al Gobierno que suba el impuesto de matriculación y circulación porque los coches nuevos emiten más CO2

Ecologistas en Acción solicita al Gobierno que suba los impuestos de matriculación y circulación a los vehículos nuevos que según datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente emiten más gramos de CO2 por kilómetro que los más viejos, ya que son más potentes.

En este contexto, insta al Ejecutivo que replantee sus políticas propuestas de reducción de emisiones incluidas tanto en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) como el Plan de Control de la Calidad del Aire (PCCA).

La ONG exige medidas que reviertan esta tendencia tales como incrementar estos impuestos para los vehículos más emisores. En ese sentido, la portavoz de Transporte de Ecologistas en Acción, Nuria Blázquez, ha explicado que ambos planes en sus borradores incluyen subvenciones para renovar el parque de vehículos y considera que estas medidas serían “completamente contraproducentes”, ya que se podría llegar a subvencionar vehículos más potentes y con mayores emisiones que aquellos a los que reemplazan.

Por ello, reclama también al Gobierno que retire sus propuestas para subvencionar la renovación de la flota con la justificación de reducir emisiones.

“La política de reducción de emisiones debe ir, en primer lugar, por reducir el uso del vehículo privado y, en todo caso, apostar por vehículos de menor potencia y de 0 emisiones”, ha insistido.

La AEMA ha señalado en un reciente informe que la media de emisiones de CO2 de los coches matriculados en 2017 aumentó en 0,4 gramos de CO2 por kilómetro respecto al año anterior en el conjunto de Europa. Por países, Portugal es el que tiene una flota menos emisora de CO2 debido a la menor potencia de la media de sus coches.

De este modo, el informe europeo refleja que 2017 fue el primer año en el que no se produjo ninguna mejoría en cuestión de reducción de emisiones en la flota de vehículos ligeros.

Para la ONG este tema es “muy preocupante” ya que el transporte es el sector con más emisiones de CO2, que han crecido un 26 por ciento entre 1990 y 2016, según el trabajo de la AEMA.

El documento concluye que estas emisiones han aumentado, en parte, por el incremento tanto de la masa como de la potencia de los vehículos de pasajeros matriculados en 2017, en parte por la popularización de los todo caminos (SUV) y el descenso de la venta de vehículos diésel.

Por otro lado, la organización europea ICCT, la que desveló el caso ‘Dieselgate’ publica este miércoles un estudio en el que concluye que un vehículo de gasolina de las mismas características que uno diésel emite menos CO2 cuando se miden las emisiones en condiciones reales. Un dato que acompaña a los cálculos de las emisiones en todo el ciclo de vida de un coche diésel, que apuntan a que emite más que un gasolina.

El ICCT achaca el aumento generalizado de estas emisiones de CO2 al aumento general del peso de los coches y al protagonismo que los SUV tienen en el mercado europeo. Estos coches, añade, pesan más y son menos eficientes, pero en los últimos diez años sus ventas se han disparado un 700 por ciento.

La AEMA aclara que los países con flotas menos emisoras son Portugal, Dinamarca, Holanda y Grecia frente a Alemania, uno de los países con una flota más potente y más emisora. En cuanto a España las emisiones medias de los vehículos han aumentado en 0,6 gramos de CO2 por kilómetro, ya que pasaron de 114,4 a 115 gramos de CO2/km, diez gramos más de CO2 por kilómetro que el vecino Portugal.