Red Eléctrica crea una empresa tecnológica que invertirá 100 millones en proyectos de innovación

El consejo de administración de Red Eléctrica Corporación ha aprobado la constitución de una nueva empresa tecnológica, que nace en el marco del plan estratégico 2018-2022 y tiene previsto invertir 100 millones de euros en los próximos cinco años, informó la compañía.

De este importe total, 17 millones corresponden a 2019. Adicionalmente, la compañía está valorando una inversión en desarrollos tecnológicos que podría suponer entre 40 y 50 millones en este periodo.

El grupo presidido por Jordi Sevilla indicó que la empresa tecnológica potenciará dos áreas estratégicas clave en el desarrollo del nuevo modelo productivo: la electricidad y las telecomunicaciones. Además, financiará proyectos en cualquier ámbito geográfico y en las distintas fases del ciclo de vida de la idea.

Esta nueva sociedad contará con un equipo central de entre 20 y 25 profesionales liderados por Silvia Bruno, directora de Tecnología del Grupo Red Eléctrica.

Bruno, que se incorporó a la compañía en 2011, es ingeniera civil y máster universitario en ingeniería de materiales y PDD por el IESE. El equipo de la empresa tecnológica recibirá el respaldo integral del Grupo Red Eléctrica, por lo que aprovechará el talento interno y la experiencia de sus profesionales para el desarrollo de proyectos. Además, de forma puntual, contratará a expertos externos.

Con la constitución de esta empresa, el grupo destacó que pretende contribuir, a través de las principales verticales tecnológicas –la Inteligencia Artificial, el Internet de las Cosas, la virtualización, la robotización, las redes del futuro, las nuevas tecnologías de la información como el 5G y los satélites y la electrónica de potencia– a facilitar el emprendimiento y la innovación.

Esto se centrará en áreas como la integración de renovables; la eficiencia energética; el almacenamiento; la gestión inteligente de activos y los servicios avanzados de telecomunicaciones y tecnologías de la información que pongan al ciudadano en el centro, como las ‘smart cities’.

Una de las características más relevantes de esta nueva sociedad será la agilidad y la flexibilidad en sus procesos y su modelo de gestión. Así, la empresa ayudará a materializar oportunidades en cualquier fase (idea, prototipo, producto mínimo viable o ‘startups’) no sólo ofreciendo apoyo económico y soporte logístico, sino también poniendo a disposición de las iniciativas sus infraestructuras y la experiencia y el conocimiento de sus profesionales.

Asimismo, la empresa abordará la innovación desde la doble perspectiva de la digital y la física, lo que significa que no solo se impulsarán proyectos de hardware, sino que también se potenciará el desarrollo de nuevos modelos de gestión basados en plataformas o software.