El parlamento holandés cancela su plan de congelar los permisos a la fotovoltaica

La industria fotovoltaica holandesa se ha librado de un intento por parte de los políticos de prohibir temporalmente nuevas autorizaciones para ciertos proyectos en tierra.

Los parlamentarios habían presentado a principios de mayo una moción solicitando que los permisos para fotovoltaica en tierras agrícolas y naturales se detuvieran por el momento, pero se retiró la solicitud ese mismo mes, antes de que el texto fuera sometido a votación.

La moción final , adoptada con 127 votos a favor y 23 en contra, urge solo a que estos proyectos montados en el terreno se prueben contra la llamada “escalera solar”, un parlamento de clasificación de idoneidad que quiere implantarse en todo el país.

La moción pide al gobierno que planifique los impactos de la fotovoltaica montada en el suelo sobre el paisaje, la naturaleza y las tierras de cultivo y que, en cambio, promueva proyectos en los tejados en gran parte sin explotar.

La asociación fotovoltaica Holland Solar, que había advertido que la prohibición temporal de los permisos habría afectado a una cartera de 3-4GW, compartió esta semana su alivio ante el cambio de los parlamentarios.

“Estamos complacidos con la actitud positiva de Carla Dik-Faber [defensora de la moción]”, dijo la asociación, y agregó que ahora “trabajará arduamente” para entregar un código de conducta para la fotovoltaica terrestre y un documento sobre cómo impulsar el desarrollo de sistemas en la azotea.

Para la fotovoltaica, la reacción política surge a medida que la industria ha disparado el volumen de instalaciones, que se duplicaron entre 2016 (2GW) y 2018 (4.15GW), según IRENA,  al margen del esquema de subsidios conocido como SDE+.

El crecimiento ha provocado preocupación por el uso de la tierra en lo que sigue siendo uno de los estados más densamente poblados de Europa. Como explicaron los abogados y los expertos de la industria, el despliegue en el mercado holandés conlleva precios elevados de la tierra y posibles problemas de imagen.

“Los desarrolladores quieren construir proyectos lo más grandes posible, pero una vez más, no somos un país gigantesco”, declaró Peter Desmet, fundador y director general de la distribuidora Solarclarity, a PV Tech en abril, mientras explicaba por qué los proyectos a gran escala podrían tardar más en implantarse que en cualquier otro lugar de Europa.

“Los proyectos a gran escala pueden concentrarse en áreas menos pobladas, pero el significado de ese término difiere de los Países Bajos a, digamos, Canadá o el Reino Unido”, agregó Desmet, e instó a los jugadores extranjeros a no pasar por alto las oportunidades que ofrecen los planes residenciales.