El PP propone suprimir el impuesto de generación eléctrica y que la CNMC vigile si así se abarata la tarifa

El Partido Popular quiere dejar en el 0% el gravamen del impuesto sobre el valor de la producción eléctrica y, al mismo tiempo, que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) examine si esta rebaja fiscal a las compañías eléctricas se traslada de forma efectiva al recibo de la luz.

Para ello, ha registrado en el Congreso una proposición de ley con la que, además de recuperar de forma definitiva la suspensión de este impuesto, encarga un informe al macrosupervisor para que cada año evalúe el impacto de este impuesto y remita al Gobierno su informe antes del 31 de diciembre de cada año.

Con la reducción del impuesto al 0%, el PP considera que los precios del mercado marginalista deberían alrededor de un 7% pues “es un coste variable que se traduce en las ofertas del mercado mayorista de electricidad”.

Una rebaja del 7%

En su texto, al que ha tenido acceso Europa Press, los ‘populares’ atribuyen precisamente el encarecimiento de la tarifa al fin de la suspensión temporal de este impuesto, que pasó transitoriamente del 7% al 0% entre octubre abril, así como a las condiciones meteorológicas, el encarecimiento de materias primas y el aumento del precio de los derechos de emisión de CO2.

En paralelo, el PP quiere acompañar la rebaja fiscal a las eléctricas de un recorte a las primas que cuentan las energías renovables, cogeneración y residuos, trasladando las modificaciones del gravamen a las retribuciones de aquellas instalaciones que cuentan con un régimen específico.

Así, señalan que el impuesto sobre la producción eléctrica se paga por todas las instalaciones de generación, pero que a las que tienen derecho a un régimen retributivo específico se les compensa el pago del impuesto mediante un aumento de sus primas.

Reducir la retribución a las instalaciones

“A fin de que el impacto de la reducción del tipo de gravamen del impuesto sobre el valor de la producción eléctrica llegue a todos los consumidores, es necesario reducir la retribución que reciben las instalaciones con derecho a régimen primado en el importe que van a dejar de abonar por la reducción del impuesto”, justifica el PP.

El PP también busca modificar la legislación para imponer un máximo de 2.000 millones de euros en los ingresos estimados por las subastas de derechos de emisión de gases de efecto invernadero. Según explica en su iniciativa, actualmente el sistema eléctrico recibe un importe máximo de 500 millones de euros en estas subastas para financiar las primas a instalaciones de generación de energía renovable, y con este aumento tratan de compensar la caída de la recaudación que traería la suspensión del impuesto a la generación.