Los grandes productores de crudo, salvo Rusia, apoyan la extensión del pacto de recorte, según Arabia Saudí

Los principales productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y de sus aliados están a favor de extender el acuerdo de recorte a la producción de crudo hasta final de año, según ha asegurado Arabia Saudí.

En una entrevista con la agencia rusa de noticias ‘Tass’, el ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales de Arabia Saudí, Khalid Al Falih, ha indicado que el cártel petrolero está avanzando un acuerdo para decidir, en su próxima reunión, si se extiende el pacto de recorte a la producción durante lo que resta de 2019.

“El último país que queda por sumarse es Rusia”, ha asegurado Al Falih, tras añadir que Irak, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, tres de los mayores productores de la OPEP, ya han informado a Arabia Saudí su predisposición a seguir limitando el bombeo de ‘oro negro’. Asimismo, el ministro saudí también ha explicado que otros grandes productores como Omán, Kazajistán o Azerbaiyán, que forman parte del acuerdo de recorte pero no de la OPEP, también están a favor de mantener el control de la producción.

“Obviamente, hay un debate dentro del país sobre el volumen exacto que Rusia debería producir en la segunda mitad del año, por lo que observaremos el mercado global y lo discutiremos cuando nos reunamos”, ha apostillado Falih.

La negociación entre Moscú y Riad se produce debido a la incertidumbre del mercado petrolero, afectado por la caída de la producción en Venezuela hasta cerca de mínimos históricos y por las sanciones a las exportaciones de petróleo procedente de Irán, que es uno de los mayores productores de crudo de la OPEP.

La próxima reunión del cártel tendrá lugar el 25 de junio y, un día después, está fijado un encuentro entre los ministros de Energía de la OPEP y el resto de países aliados que no pertenecen al grupo pero suscriben el pacto de recorte. No obstante, los principales países productores están negociando retrasar esa segunda reunión a la primera semana de julio.

En diciembre del año pasado, la OPEP y sus aliados acordaron reducir su producción conjunta en 1,2 millones de barriles diarios durante los primeros seis meses de 2019, extendiendo así el acuerdo al que llegaron en enero de 2017 para producir menos crudo y elevar y controlar los precios.