Pedro Sánchez abre la puerta a una vicepresidencia para Teresa Ribera: la transición ecológica, primera prioridad para la nueva legislatura

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha dejado claro que su prioridad número uno para la nueva legislatura es la lucha contra el cambio climático y con ello abre el camino a una vicepresidencia de Transición Ecológica para Teresa Ribera.

Fuentes parlamentarias aseguran que entre los planes de Sánchez está otorgar a Ribera una vicepresidencia para convertir la lucha contra el cambio climático en uno de los ejes de la nueva legislatura.

Durante su comparecencia ante los medios tras recibir el mandato del Rey de formar Gobierno, Sánchez ha explicado los cuatro ejes de lo que pretende hacer en los próximos cuatro años. Y la transición ecológica es la primera pata del nuevo proyecto de país que quiere liderar Sánchez.

“Los cuatro ejes de ese avance con justicia social que vamos a proponer al conjunto de la cámara y, en consecuancia,  a los españoles durante los próximos cuatro años serán los siguientes: en primer lugar, la transición ecológica. La mitigación y la adaptación al cambio climático de nuestro país, que es un país que se ve afectado claramente por el fenómeno del calentamiento global del planeta”.

Dar un impulso a la digitalización de la economía, la lucha contra la desigualdad y más Europa serían el resto de ejes.

Sería la primera vez en la historia de la democracia española que un Gobierno daría a Energía y Medio Ambiente una vicepresidencia. Incluso, el de Sánchez, se convertiría en el primer Ejecutivo que da tanta importancia a la lucha contra el cambio climático. “No extrañaría que declarase la emergencia climática”, comentan estas fuentes.

El Gobierno tiene ante sí el reto de encaminar a España en la descarbonización de la economía, un reto que supondrá un cambio radical al modo de vida de los españoles. Más electricidad y menos combustibles fósiles.

El Gobierno tendrá que sacar adelante su plan verde: el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y la Estrategia de Transición Justa, así como otras medidas de calado.

En juego están cientos de miles de empleos e inversiones multimillonarias para sacar adelante este plan.