Tres cambios en el transporte por carretera que amenazan con frenar la demanda de petróleo

El transporte por carretera representa más del 40% de la demanda mundial de petróleo. El crecimiento de la industria ha sido responsable de más de la mitad del crecimiento total de la demanda de petróleo desde 2000.

Impulsada por mercados en desarrollo como China e India, se espera que la flota mundial de vehículos aumente tanto en términos de pasajeros como de vehículos comerciales. Más vehículos en la carretera llevan a una mayor demanda de gasolina y diésel. Este punto de vista apuntala la perspectiva de inversión mundial en el negocio upstream del petróleo y refino.

Bloomberg NEF ha identificado tres fuerzas disruptivas que amenazan con afectar la perspectiva de la demanda mundial de gasolina y diésel.

  • La progresión de las mejoras obligatorias de ahorro de combustible para automóviles y la introducción de estándares de ahorro de combustible para vehículos comerciales en mercados clave reducirá la intensidad de la demanda de petróleo por vehículo en la carretera.
  • El crecimiento en trenes de propulsión alternativos como los vehículos eléctricos (EV) desplazará a los vehículos con motor de combustión interna (ICE) que consumen petróleo
  • La proliferación de servicios de movilidad compartida impactará las tendencias en la propiedad de vlos ehículos y conducirá a un menor crecimiento en la demanda de combustibles para carreteras.

En su informe Road Fuels Outlook, BNEF prevé que la demanda de petróleo en los sectores de vehículos livianos y pesados ​​alcanzará su punto máximo en 2030 a 45,1MMbd antes de caer a 39.6MMbd en 2040, a pesar del crecimiento significativo en los parques mundiales de vehículos de pasajeros y comerciales.

Economía del combustible

De acuerdo con el análisis de la BNEF, las mejoras obligatorias en la economía del combustible son la forma más efectiva de reducir el consumo de petróleo y las emisiones antes de 2030. EEUU y China tienen políticas vigentes para mejorar la economía del combustible de los vehículos ligeros (LDV) hasta 2025, y la UE hasta 2030. Las regulaciones de estos países afectan a otros mercados a medida que buscan desarrollar una legislación en competencia o heredar el ahorro de combustible mediante mejoras en la importación de vehículos de segunda mano para satisfacer la demanda interna.

Los mandatos de ahorro de combustible son nuevos en el segmento de vehículos pesados ​​(HDV). China y EEUU exigieron mejoras en el ahorro de combustible en 2012 y 2014, y los estándares europeos entrarán en vigencia en 2020. Históricamente, a diferencia del mercado de LDV, los niveles de ahorro de combustible de los HDV no han mejorado en la última década.

Trenes de propulsión alternativos

Los trenes de propulsión alternativos incluyen gas natural, vehículos híbridos y eléctricos. BNEF espera que estos penetren rápidamente en los mercados LDV y HDV, agregando más de 500 millones de vehículos alternativos al parque mundial para 2040. China experimentará la mayor aceptación de vehículos eléctricos de todas las regiones cubiertas en nuestro análisis, con la proporción de vehículos eléctricos que crecieron del 1% a más del 50% en la flota de LDV y al 27% en HDV para 2040. En consecuencia, vemos que la demanda china de combustibles para carreteras en 2040 será inferior a la actual, a pesar del número de vehículos en la carretera que casi se duplicará en ese tiempo.

Movilidad compartida

Los servicios de movilidad compartida como Uber, DiDi Chuxing y Grab ayudan a satisfacer la creciente demanda de transporte en los mercados en desarrollo, y conducirán a 3,2 billones de kilómetros adicionales recorridos para 2040. Además, BNEF espera que la adopción de EV por parte de los servicios de movilidad compartida se incremente más rápido que los vehículos de propiedad privada debido a una mejor economía. Se espera que las tecnologías de vehículos autónomos lleguen en la segunda mitad de la década de 2030, por lo que se prevé que los vehículos eléctricos sean más baratos que los vehículos equivalentes de ICE, por lo que es probable que los vehículos autónomos sean eléctricos.

Finalmente, ¿cómo impactarán estas fuerzas en las emisiones de CO2? Según el análisis de BNEF, las emisiones de CO2 relacionadas con el petróleo provenientes del transporte por carretera no habrán cambiado mucho con respecto a los niveles actuales hasta 2040. Si bien EEUU y Europa verán grandes reducciones en el CO2, esto se contrarrestará aumentando la movilidad y la demanda de carga de los mercados en desarrollo.