Los costes y precios de la eólica viven sus mejores momentos en EEUU: la capacidad superó los 100 GW en 2018

La energía eólica está disfrutando de un período privilegiado en los Estados Unidos, con unos costes récord que están impulsando una fuerte inversión, ya que la producción local de componentes ayuda a los proyectos a evitar los peores impactos de la guerra comercial de Trump con China que ha golpeado fuertemente al mercado solar.

El Informe del Mercado de Tecnologías Eólicas encargado por el Departamento de Energía de EEUU (DoE) ha detallado cómo la capacidad eólica acumulada de EEUU superó los 100.000 MW en 2018, generando una inversión de 11.000 millones de dólares en nuevos proyectos.

El informe fue preparado por investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, quienes se sintieron alentados por los precios bajos récord logrados por los proyectos eólicos y la competitividad de la energía eólica con las fuentes de electricidad establecidas en el mercado estadounidense.

«Los precios de la energía eólica, particularmente en el centro de Estados Unidos, y respaldados por incentivos fiscales federales, están en mínimos históricos, y las compañías eléctricas y los compradores corporativos seleccionan la energía eólica como una opción de bajo costo», dijo el científico senior de Berkeley Lab, Ryan Wiser.

Los proyectos de energía solar, que han dependido en gran medida de los paneles chinos, se vieron atrapados en la guerra comercial de la Administración Trump con China, lo que impuso aranceles de hasta el 30% a los paneles importados a EEUU.

El informe del DoE descubrió que los proyectos eólicos generalmente podían lograr altas proporciones de contenido local en el ensamblaje de turbinas, que llega hasta el 90% en  góndolas y torres, y hasta el 70% en palas y cubos que se fabrican en EEUU.

La estadounidense GE tiene la mayor cuota en el mercado eólico de EEUU, con un 40%, seguida por la danesa Vestas. Dado que el mercado depende menos de los proveedores chinos, esto ha permitido que los proyectos eólicos eviten las tarifas de importación impuestas a los componentes a través de la guerra comercial de Trump. En general, el sector eólico emplea a más de 114.000 personas en Estados Unidos.

Las continuas e importantes reducciones de costos aún se están logrando en el sector de energía eólica estadounidense, a través de la adopción de diseños de turbinas eólicas más grandes y más altas, que en promedio han duplicado su altura en los últimos 20 años y han visto crecer las longitudes de las palas en más del 50%.

El DoE estima que el costo de la energía eólica instalada ha caído a una media de 1.470 $ por kW, impulsado por una reducción del 40% en los costos desde 2010.

En los Estados Unidos, los nuevos parques eólicos representaron el 21% de todas las nuevas incorporaciones de capacidad en el mercado eléctrico, y ahora cubre alrededor del 6,5% de la demanda eléctrica de Estados Unidos. No obstante, hay una serie de estados que tienen niveles de penetración eólica sustancialmente más altos, como es el caso de Kansas, Iowa y Oklahoma, con penetraciones de energía eólica por encima del 30%, lo que demuestra que la política conservadora no es necesariamente incompatible con una fuerte adopción de energías renovables.

Sobre una base de costos nivelados, la energía eólica sigue alcanzando mínimos históricos en Estados Unidos, con el precio medio de los nuevos acuerdos de compra de energía cayendo por debajo de 2 centavos por kWh por segundo año consecutivo.

Al deducir los beneficios del crédito fiscal federal y otros incentivos fiscales, los precios aumentarían en alrededor de 1.5 centavos por kWh, lo que sitúa el costo promedio nacional no subsidiado en los 36 $ por MWh calculado por el DoE.

También hubo una amplia gama de estimaciones para el «valor de mercado» de la generación eólica, que refleja el precio promedio de mercado de la electricidad generada por los parques eólicos. El valor de la energía eólica se alzó hasta $ 41 por MWh en la región de Nueva Inglaterra, y bajó hasta $ 17 por MWh en el suroeste donde la penetración del viento fue más alta (23.9%).

Estas reducciones de costos han permitido que los nuevos proyectos eólicos sean más competitivos que las nuevas centrales de carbón, siendo otras fuentes de energía renovable, especialmente los proyectos solares a gran escala, las que están proporcionando la mayor competencia al sector eólico en el mercado estadounidense.

El surgimiento de proyectos de energía renovable a gran escala comercialmente viables ha sido ayudado a través de créditos fiscales de la era Obama, que otorgan una concesión sobre la cantidad de impuestos pagaderos al gobierno federal. Sin embargo, se espera que estos créditos fiscales expiren a finales del próximo año. En la actualidad se espera que el crédito se extienda, pero probablemente solo por cinco años adicionales, y el Departamento de Energía anticipa que la instalación de nuevos proyectos eólicos puede comenzar a disminuir después de que expire el crédito fiscal a la inversión en 20025.

«Los analistas de energía proyectan que las adiciones anuales de capacidad eólica continuarán a un ritmo rápido durante los próximos dos años, antes de disminuir, impulsadas por la extensión de cinco años del crédito fiscal a la inversión y la reducción progresiva en el valor del crédito a lo largo del tiempo», dice el informe.