EDF espanta al fantasma de la gripe nuclear: los defectos en los generadores de vapor afectan a seis reactores pero no peligra su servicio

Los trader de los mercados eléctricos vuelven a respirar tranquilos. La francesa EDF ha conseguido espantar al fantasma de la gripe nuclear y finalmente los defectos en las soldaduras de los generadores de vapor no generarán ningún problema tanto de seguridad como de producción de electricidad.

EDF ha comunicado este miércoles que su investigación junto a Framatome sobre la diferencia relacionada con un proceso de tratamiento con resistencia térmica de soldaduras por resistencia eléctrica (TTD) de ciertos equipos nucleares, ha permitido identificar defectos en 16 generadores de vapor (GV) instalados en seis reactores en funcionamiento: los reactores Blayais n ° 3 y 4, el reactor Bugey número 3, el reactor n ° 3 de Fessenheim, el reactor 4 de Dampierre-en-Burly, y el reactor 2 de la central de Paluel.

En un principio se creía que los reactores afectados iban a ser al menos cinco, y según la ASN que estarían dañados una veintena de generadores.

En esta etapa de la instrucción técnica relacionada con estos componentes, EDF considera que las discrepancias observadas no ponen en duda la capacidad de servicio del equipo y no requieren tratamiento inmediato.

Este comunicado tuvo un efecto positivo para la compañía ya que subió en bolsa en la jornada de ayer en más de un 3% e hizo relajar la tensión en los mercados futuros de electricidad con ciertas caídas de los precios.

Pánico en los mercados eléctricos: Francia amenaza con una nueva gripe nuclear tras detectar fallos en componentes que afectan a varios reactores

Asimismo, el problema de los defectos en los generadores de vapor también ha afectado a reactores que se están construyendo. Se trata de  los cuatro generadores de vapor y el presurizador del reactor Flamanville 3 EPR, así como los tres nuevos generadores de vapor aún no instalados destinados a la realización de los sitios de reemplazo de los generadores de vapor de los reactores n ° 5 y 6  de la central de Gravelines.

Al final, lo que parecía un nuevo episodio de gripe nuclear, se ha quedado en un pequeño susto. Menos mal. Los consumidores lo agradecerán.

EDF y Framatome seguirán investigando y mantendrán informada en todo momento a la Autoridad de Seguridad Nuclear.