Extremadura tumba un parque eólico porque afecta a diferentes especies de aves de la zona

La Junta de Extremadura ha formulado declaración de impacto ambiental en sentido negativo para el proyecto de instalación del parque eólico “El Peral” en los municipios cacereños de Navas del Madroño, Alcántara y Mata de Alcántara, por considerar que causará «efectos desfavorables significativos» sobre el medio ambiente.

Según la resolución de la Consejería de Transición Ecológica y Sostenibilidad publicada este viernes en el Diario Oficial de Extremadura, se considera que la actividad solicitada es «incompatible» con la conservación de los valores naturales de la Red Natura 2000 y puede tener efectos negativos importantes sobre las especies amenazadas incluidas en las Directivas de Aves y Hábitat.

Ello es debido, señala el texto, al «elevado riesgo» de colisión que el parque -de 14,7 megavatios- supone para especies amenazadas como milano real, águila perdicera, culebrera europea, buitre negro, elanio azul, cigüeña negra, alimoche, aguilucho cenizo, grulla común europea o avefría, «muchas de estas especies reproductoras en los Espacios Red Natura próximos».

Por ello, una vez analizada la información obtenida durante el proceso de evaluación y teniendo en cuenta los informes emitidos por el Servicio de Conservación y Áreas Protegidas de la Dirección General de Medio Ambiente, se informa desfavorablemente la ejecución del parque eólico “El Peral” y la línea de evacuación.

Este resolución con sentido negativo también está motivada porque las medidas previstas por la promotora -Eólica del Peral, SLU- «no son una garantía suficiente de su completa corrección o su adecuada compensación».

La declaración de impacto ambiental no podrá ser objeto de recurso, sin perjuicio de los que, en su caso, procedan en vía administrativa y judicial frente al acto por el que no se autoriza el proyecto.