Hidrógeno verde, almacenamiento de CO2 y biocombustibles, las refinerías españolas se apuntan a reducir CO2

La Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP) ha presentado su estrategia de reducción de emisiones de CO2 del sector del refino, que tiene como objetivo alcanzar la neutralidad en carbono en 2050. Se apunta a la lucha contra el cambio climático y en las próximas décadas destinarán cientos de miles de millones en invertir para ser más eficientes, desarrollar el hidrógeno verde a partir del excedente de las energías renovables, instalar procesos de captura y almacenamiento de CO2 e incorporar los biocombustibles a partir de los residuos agrícolas, forestales y urbanos.

«Es importante la innovación tecnológica en los objetivos de lucha contra el cambio climático», ha dicho Luis Aires, presidente de AOP y presidente de BP España, durante la presentación de Estrategia para la Evolución hacia los Ecocombustibles, «la refinería del futuro será un centro de producción eficiente y altamente tecnológico. Estamos totalmente comprometidos con el cumplimiento de los Acuerdos de París y con la descarbonización. Queremos participar en la transición energética con soluciones tecnológicas rigurosas y factibles y creemos que son compatibles con el desarrollo económico y social».

El sector pretende reducir para 2050 un 90% las emisiones de CO2 del sector del refino, y hasta un 80% la intensidad de las emisiones de los carburantes. 

Para ello, la patronal de la industria petroquímica española señala necesario cooperar con la Administración y otros sectores industriales para tener éxito en este reto. 

La estrategia sectorial persigue dos grandes metas: reducir al mínimo el CO2 generado durante el refino del petróleo y crear alternativas ecológicas y bajas en emisiones para los combustibles líquidos necesarios en los sectores del transporte y la movilidad. 

La estrategia para descarbonizar el sector se sustenta en cuatro patas tecnológicas:

1. Eficiencia energética: mejora de los procesos y de los sistemas de gestión energética en las plantas. Es una medida que las refinerías ya están aplicando y que puede suponer del 17 al 22% de reducción de emisiones de CO2 para 203o y 2050 respectivamente respecto a las emisiones de 2008. 

2. Hidrógeno verde: la industria del refino usa hidrógeno (H2) para sus procesos industriales y con esta ruta se sustituirá por hidrógeno verde, producido a partir del agua con electricidad renovable. El objetivo para 2050 es eliminar el 100% del CO2 generado en la producción de hidrógeno. 

3. Captura, almacenamiento y utilización de CO2: supone la absorción del CO2 emitido por la industria para su almacenamiento o para su utilización desde la producción de ecocombustibles hasta materia prima para la industria química. 

4. Ecocombustibles: Integración progresiva de materias primas bajas en carbono en el sistema de refino para la producción de combustibles líquidos: a. Combustibles sintéticos o “e-fuels” a partir del CO2 capturado y del H2 verde. 

a. Biocombustibles avanzados a partir de materias primas de origen biológico, mayoritariamente residuos (agrícolas, forestales o industriales). 

b. Otros combustibles bajos en carbono a partir de residuos no biológico (plásticos, residuos sólidos urbanos). 

Los beneficios no son solo ambientales. Según el director técnico y de medio ambiente de la asociación, Carlos Martín, «la primera ventaja inmediata es la reducción de las emisiones en nuestras refinerías, y lo siguiente desarrollar un combustible alternativo para uso final en el sector de la movilidad, como es el de la pila de combustible».

Pero para ello, la patronal ha pedido un marco regulatorio «claro y estable» para que la empresas puedan invertir, así como la renovación acelerada del parque automovilístico español y políticas de I+D+i. Según han destacado en la presentación, las reuniones ya se han producido con el Misterio de Industria, Comercio y Turismo, con el de Transición Ecológica y con el de Ciencia, Innovación y Universidades, que ha tenido un resultado muy satisfactorio.

«Apoyamos los objetivos ambiciosos del gobierno español y de la Unión Europea en reducción de emisiones para 2050, queremos y seremos parte de la solución, por responsabilidad, conocimiento y convicción», ha dicho Aires, «nadie puede quedarse fuera de la lucha contra el cambio climático y queremos convertir las refinerías españolas en las más sostenibles de Europa».

Como beneficios de la Estrategia para la Evolución hacia los Ecocombustibles, AOP señala el impulso de la economía circular, gracias a la reutilización de residuos, la mejora de la generación y gestión de energía (almacenamiento, seguridad del suministro), el fomento de la I+D+i, la transferencia tecnológica, el mantenimiento de los 200.000 puestos de trabajo del sector, la generación de nuevos empleos estables y de calidad y la creación de oportunidades de desarrollo rural derivada de la necesidad de gestión de residuos forestales y otras materias primas. 

«Queremos ser aliados en esta transición energética», ha concluido el director general, Andreu Puñet, y ha recordado que su estrategia no va contra nadie, sino que complementa a otras, como el vehículo eléctrico, y ha añadido que hay que «trabajar unidos» para lograr los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero marcados.