La deuda sostenible se une al club del billón de dólares

La emisión total de deuda sostenible ha superado el billón de dólares en un momento histórico para el mercado, según los nuevos datos recopilados por la empresa de investigación BloombergNEF (BNEF). Este hito ha sido anunciado en el Foro de Bonos Sostenibles organizado por la Corporación Financiera Internacional (CFI) en Washington, D.C.

El mercado de deuda sostenible incluye bonos y préstamos verdes, sociales y de sostenibilidad que financian proyectos con beneficios ambientales y sociales, así como títulos de deuda que reaccionan al desempeño de sostenibilidad del prestatario. El creciente flujo de capital en el mercado ha sido impulsado por la creciente demanda de los inversores por los valores. Algunos mercados como Japón, Hong Kong y Singapur también ofrecen beneficios financieros para emisores que estructuran deuda sostenible, en un esfuerzo por impulsar la oferta de oportunidades de inversión.

«Alcanzar el hito del billón de dólares es un momento clave para el mercado de deuda sostenible: si este mercado no estaba ya en el radar de los principales inversores mundiales, lo estará ahora», dijo Angus McCrone, editor jefe de BNEF. «Esto es solo el comienzo: si bien se necesitaron doce años para encontrar el primer billón de dólares de capital de deuda sostenible, tomará mucho menos tiempo alcanzar el segundo billón».

Los bonos verdes, que debutaron en el mercado de deuda sostenible en 2007, siguen siendo la opción de financiación más popular por volumen en dólares. La emisión de bonos verdes totaliza los 788.000 millones hasta la fecha, lo que representa el 77% del mercado de deuda sostenible. Otras innovaciones en el mercado de deuda sostenible incluyen bonos de sostenibilidad (7%), préstamos vinculados a la sostenibilidad (10%) y bonos vinculados a la sostenibilidad (<1%).

Las deudas vinculadas a la sostenibilidad son una innovación que ofrece incentivos de precios explícitos a los prestatarios o inversores. El eléctrica italiana Enel fue la primera compañía en emitir un bono vinculado a la sostenibilidad por una valor 1.500 millones de dólares vendido en septiembre de 2019. Enel se ha comprometido a aumentar la tasa de interés que paga el bono si no cumple con sus propios objetivos de generación de energía renovable.

«El modelo vinculado a la sostenibilidad es un desarrollo crucial para el mercado de la deuda sostenible», dijo Mallory Rutigliano, un analista financiero de BNEF. “Los bonos y préstamos se consideran sostenibles no por el uso de los ingresos, sino por la forma en que el prestatario se compromete a realizar mejoras de sostenibilidad. Con la transición a una economía con menos carbono y un crecimiento inclusivo en la agenda de muchas compañías importantes, el concepto está ganando terreno”.