La funeraria madrileña Parcesa divide sus proyectos eólicos en Montánchez (Cáceres) para obtener la DIA extremeña

La plataforma cívica Sierra de Montánchez-Natura ha denunciado ante el Ministerio para la Transición Ecológica que la empresa promotora de los cuatro proyectos eólicos del entorno de la sierra ha divido el mismo proyecto en cuatro distintos para que los requisitos y el examen del estudio de impacto ambiental sean «más suaves».

La plataforma lucha desde el pasado verano contra la instalación anunciada por la empresa Instituto de Energías Renovables S.L., controlada por la funeraria madrileña Parcesa, de un parque eólico diseminado en dos zonas, Montánchez I con 15 aerogeneradores, y Montánchez II con siete molinos.

Según precisa, la inversión es de 17,8 millones de euros y la potencia total se cifra en 64 megavatios (MW), de modo que “al superar los 50MW, la competencia para decidir la viabilidad del proyecto recae en el Ministerio y no en la Junta de Extremadura”.

Informa de que ha mantenido contactos con la Diputación de Cáceres y los partidos con representación en la Asamblea de Extremadura para transmitirles la opinión de la ciudadanía de Montánchez y los pueblos de la comarca, después de que los vecinos dejaran «clara» su postura en una consulta popular en la que no al proyecto recibió el 86 % de los votos.

De esta primera ronda de contactos han concluido que la Diputación entiende que se trata de un asunto de ordenación del territorio «y que la Sierra de Montánchez, quizás, no sea el lugar más adecuado para instalar» los molinos.

En cuanto a los partidos políticos, concretan que el PSOE de Extremadura «se mostró especialmente interesando en la seguridad jurídica de las inversiones en la región», igual que Ciudadanos (Cs), «que se mostró favorable a cualquier tipo de inversión».

Por su parte, Unidas Por Extremadura (UPE) mostró su apoyo «a las reivindicaciones de la ciudadanía» y el PP se posicionó a favor de respetar la voluntad de los pueblos «y planteó que el propio Plan General de Montánchez podría prohibir este tipo de industrias en las cotas más elevadas de la sierra».

La plataforma, señala la nota, trabajará a una protección legal de la sierra «que mejor se ajuste a los distintos sectores» y para plantear proyectos diferentes «que supongan un desarrollo sostenible y que repercutan de forma positiva en la ciudadanía».