Los cogeneradores piden al Gobierno que dé marcha atrás al cierre de más de 1.000 MW

Los cogeneradores han pedido al Gobierno que, en la revisión del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), se dé marcha atrás al cierre de más de 1.000 megavatios (MW) de cogeneraciones a gas, «algo impensable en cualquier otro país europeo».

En la inauguración del XV Congreso Europeo de Cogeneración, los presidentes de la Asociación Española de Cogeneración (Acogen) y de la Asociación Española para la Promoción de la Cogeneración (Cogen), Antonio Pérez, Presidente y Julio Artiñano, respectivamente, destacaron «el importante papel» que juega la cogeneración en España y su contribución a la eficiencia energética a la acción positiva sobre el clima y la industria.

Así, el sector espera que el Ejecutivo apueste por la cogeneración para la transición por su condición de tecnología de generación a gas más eficiente, en línea con el resto de países más industrializados, como Alemania que prevé incrementar la cogeneración en su ‘mix’ del 18% actual hasta el 21%, mientras que en España el PNIEC a día de hoy contempla bajar del 12% al 7%, informó en un comunicado Acogen y Cogen.

Además, los cogeneradores españoles presentaron su ‘hoja de ruta 2030-2050’, en la que remarcan el papel «clave» de la cogeneración a 2030 y 2050 en la descarbonización de la industria en España.

Esta ‘hoja de ruta’ reclama medidas regulatorias que aseguren la continuidad operativa de las plantas en funcionamiento entre 2020 y 2025, mientras se desarrolla un nuevo marco regulatorio, con nueva asignación de régimen retributivo en el que las plantas puedan ejercer su actividad y planificar sus inversiones.

Asimismo, se comprometen a alcanzar la neutralidad climática con emisiones netas cero en 2050, para lo que deben planificar su evolución a 2030, necesitando, por tanto, un marco que haga posible la inversión.

Los cogeneradores también piden dar certidumbre a la operación de las plantas y evitar que paren más de 190 industrias, con unos 1.500 MW, que en los próximos tres años han de tomar decisiones de inversión en un nuevo marco. Además, estima que a 2030 serán unas 300 plantas, con 2.600 MW, las que harán su transición energética.