Noruega se debate entre seguir viviendo de explotar sus yacimientos de petróleo o abandonar una industria «sana»

La directora del regulador de petróleo de Noruega, Bente Nyland, ha tirado la toalla después de 12 años de presionar a las empresas a que eliminen todos los proyectos petrolíferos posibles de sus estrategias. Ahora asegura que se estaría dejando una industria con buena salud a pesar de un creciente debate sobre su futuro, según publica Bloomberg.

Después de todo, Noruega acaba de iniciar la explotación en el campo petrolero Johan Sverdrup, el más grande en décadas, que supondrá un gran impulso de producción de crudo para el país. Y la retirada de la mayoría de las grandes compañías internacionales, que ha sido una preocupación en algunos aspectos para Noriega, ahora ha dado paso a un nuevo grupo de productores dispuestos a invertir en proyectos descuidados por las Big Oil, las grandes multinacionales.

«Se ha revitalizado el mapa del oro negro noruego; había que hacer algo», ha dicho Bente Nyland, que dejará de ser la jefa de la Norwegian Petroleum Directorate a finales de año, «era importante conseguir empresas con capital y competencia, y que quisieran lograr algo».

Esas compañías incluyen Aker BP ASA, el resultado de una fusión entre un productor local y la unidad noruega de BP Plc, y Var Energi AS, que el mes pasado acordó comprar el resto de los campos de Exxon Mobil Corp. en el país nórdico por 4.500 millones de dólares, mucho más allá de las estimaciones de los analistas. Y ese «buen precio» refleja tanto el atractivo general de Noruega como las oportunidades para desarrollar más recursos en esa cartera específica, ha añadido Nyland.

Las nuevas empresas en la industria petrolera de Noruega están desempolvando proyectos que se habían caído de los radares de BP y Exxon. Por ejemplo, Var, que también posee los campos noruegos heredados de Eni SpA, ahora será el mayor operador del país detrás del gigante controlado por el estado Equinor ASA, que planea invertir 7.000 millones desde 2020 hasta 2023 en este campo.

«Estas son cosas por las que hemos estado presionando», ha señalado Nyland, «se puede ver que éstas son empresas que no tienen que hablar con sus empresas matrices sobre todo lo que hacen, y que tienen a Noruega como su base principal».

Auge de exploración

Nyland, una geóloga de 61 años, ha supervisado la industria petrolera en la nación productora de petróleo más grande de Europa occidental durante estos años de período de agitación. La revolución del esquisto de EEUU reformuló los mercados petroleros, lo que provocó un colapso de los precios en 2014 que tuvo más impacto económico en Noruega que la crisis financiera de hace una década, y preparó el escenario para la retirada de las súper-grandes.

Sin embargo, la etapa de Nyland en el regulador también estuvo marcada desde el principio por un renacimiento de la industria nacional de Noruega. Los cambios como el reembolso en efectivo por el valor fiscal de los gastos de exploración y la creación de una nueva ronda de licencias para áreas maduras produjeron un aumento en la perforación y los descubrimientos, incluidos Lundin Petroleum AB y el descubrimiento masivo de Johan Sverdrup de Equinor, que comenzó a producir este mes.