Tierra, llamando a Marte

Los pasados 22 y 23 de octubre escuché charlas interesantes en el Foro Solar de Unef.  Por cierto, gran evento, gran organización, mi más sincera enhorabuena.

También escuché a gente hablando desde Marte.

Me pareció entender que algunos panelistas y asistentes piensan que no necesariamente se van a ejecutar avales depositados por las solicitudes de conexión a red. Por tanto entiendo que consideran que dichos proyectos van a salir adelante.

Vamos a ver. Hoy hay 58GW solares y 22GW eólicos con acceso concedido, suman 80GW. Si no me equivoco tienen 5 años para entrar en servicio sin que se ejecuten los avales, salvo posibles prórrogas -que no sería la primera vez-.  Alguien piensa que en 5 años se van a conectar 80GW, a razón de 16GW/año?  Incluso si se dan prórrogas de 5 años, alguien piensa que se van a ejecutar 8GW/año en esta década?  Por cierto, otros casi 100GW adicionales están esperando respuesta…

Tierra, llamando a Marte. Volved.

Me pareció que panelistas y asistentes confían en que no habrá canibalización solar.  La demanda se adaptará a la generación.

Supongamos que se cumple el PNIEC, (ojalá!) y ‘sólo’ se desarrollan en 10 años 60GW de los 80GW arriba mencionados. Un día cualquiera de primavera en 2030, similares al del 2019, tendríamos de día una demanda máxima de ~30GW + 5GW (bombeo) + 5GW (export. a Francia) + 3GW de vehículos eléctricos muy inteligentes = ~43GW, y una generación renovable + inflexible (nucleares, cogeneración, hidro fluyente y térmicas mínimas por seguridad de la red) de ~52GW a medio día.  En días medios sobran todos los días casi 10GW a medio día, salvo los fines de semana que sobran más bien 15GW. En días ventosos y soleados, serán hasta 70GW de producible a medio día, sobrarían casi 30GW de generación para no verter.  Meted toda la ‘adaptación de la demanda a la generación’ que queráis, los precios casi 0€/MWh que marcan las renovables en esas situaciones no los evita ni que produzcamos hidrógeno para toda Europa, todas las fábricas pongan doble turno a la hora de comer, y cerremos todas las persianas para poder encender las luces -que ‘desafortunadamente’ serán LED de bajo consumo…-.  Por las noches sólo sobrarían 5GW, porque los coches ya están cargados y se habrá quitado el turno de noche…

Tierra, llamando a Marte. Volved.

Desarrolladores, inversores, dad gracias a que las tramitaciones os van a llevar el triple del tiempo del que pensáis y la mayoría de los que consigáis acceso sólo perderéis los avales sin llegar al desembolso de la construcción. Y dad gracias a que la nueva normativa de acceso ordena y dificulta el desarrollo, buscando eficiencia y garantías de ejecución, de tal manera que muchos avales serán devueltos.

¿Y por qué iban a concederme el acceso si de verdad existe riesgo de saturación del mercado? Supongo que muchos desarrolladores lo tenéis claro, pero la concesión del acceso no conlleva la garantía de que el 100% de tu producción acceda al mercado. Es más, no solo es que no sea su responsabilidad informarte, es que los gestores de la red ni siquiera pueden saber qué porcentaje sí que va a acceder, porque depende de tu futura estrategia de ofertas en el mercado diario, del volumen de instalaciones que se conecten con el tiempo, de la evolución del consumo eléctrico peninsular y de una larga lista de parámetros totalmente inciertos sobre los que no tienen ningún control.

Pero reflexionemos sobre el panorama en la Tierra y sus enormes oportunidades.

Las condiciones de mercado son espectaculares con un pool que hoy en día paga más que lo que necesitan hoy los proyectos renovables de media a lo largo de su vida.  Por si el mercado algún día no fuera suficiente, tenemos un gobierno que apoya los objetivos con fuerza, que quiere desarrollar subastas mínimas de 3GW/año con la consiguiente visibilidad de ingresos para inversores de perfil conservador, y estabilidad para desarrollar una cadena de suministro y tejido industrial en España frente a los posibles (y probables) vaivenes del mercado, y el traslado más directo al consumidor del abaratamiento de costes a través de unos peajes más bajos. El Gobierno también está trabajando en el marco para el almacenamiento, sin el cual el PNIEC es aún más complicado.  La Ministra y el IDAE mostraron claramente en el Foro de Unef que conocen todas las problemáticas y están trabajando en todas ellas, sabiendo que el objetivo es ambicioso. Quieren que el PNIEC se cumpla, y van a poner toda la carne en el asador para lograrlo.  Y posiblemente ni siquiera hayan considerado beneficios potenciales adicionales como que, gracias a los indeseados vertidos, España podría efectivamente producir hidrógeno para consumo nacional y exportación, y quien sabe qué negocios adicionales podrían surgir en un mercado con elevada frecuencia de precios bajos.

Por último, la canibalización de precios no quiere decir muerte, quiere decir que los precios bajarán cuando una tecnología produzca mucho.  Pero no os engañéis, los proyectos renovables nuevos pueden vivir con bastante canibalización y seguir siendo rentables.  Y si en un futuro dejan de serlo, el actual gobierno seguirá apoyando inversiones en renovables y almacenamiento con subastas competitivas para los nuevos entrantes.

¿Qué más queremos? El mercado español es actualmente una tierra de oportunidades espectacular, y es técnicamente y económicamente posible cumplir objetivos si hacemos las cosas bien y no nos pasamos de frenada. Claro, con algunos riesgos para quien no entienda bien el entorno, y con necesidad de ponerse manos a la obra ya, por no decir ayer.

Ninguna necesidad de ir a Marte.

 

Javier Revuelta es Ingeniero Industrial por ICAI, MBA por INSEAD Business School, y trabaja actualmente en la consultora energética Pöyry Management Consulting del grupo ÅF Pöyry.